Entrevista a Alejandro Espí

Alejandro Espí Hernández (1992). Graduado en Ciencias Políticas y Gestión Pública por la Universidad Miguel Hernández. Máster en Relaciones Internacionales Iberoamericanas por la Universidad Rey Juan Carlos. Posee un título de experto universitario en competencias profesionales, empleabilidad y emprendimiento (UMH) y cursa otro título de Experto en Comunicación Política e Institucional (UCAM). Junto a ello, continua con sus estudios doctorales en Ciencia Política, en la especialidad de comunicación política. Aúna más de una treintena de publicaciones, junto a participaciones en congresos académicos y alrededor de quince premios nacionales e internacionales de narrativa, debate y liderazgo. Ha sido debatiente universitario y en la actualidad instruye en oratoria y debate, actuando como juez en algunas ligas de debate escolar de ámbito nacional. Electo concejal con veintidós años, va camino de publicar su tercer libro. El que poseen en sus manos comenzó a ser escrito en Uruguay, en el marco de una estancia de doctorado culminada a fines de 2017.

 

Quien tenga en sus manos "Si Persuadeo levantara la cabeza. El arte de hablar en público en un mundo global y competitivo. Viejas y nuevas técnicas de oratoria", tiene un tesoro en forma de libro de 300 páginas. Es una sencilla y pequeña guía para aprender a mejorar nuestras habilidades comunicacionales. ¿Hasta qué punto crees que es importante poder desenvolverse con soltura en público?

Hablar en público y en general disponer de un buen manejo de nuestras habilidades comunicativas es imprescindible para la mejora de nuestras relaciones humanas. Ser capaz de argumentar, sintetizar, convencer y responder es necesario para relaciones de calidad en lo personal y lograr la diferenciación el mundo profesional. En el día a día hablamos delante de público de forma constante, aunque no siempre seamos conscientes. La forma en cómo nos expresamos y cómo se comporta nuestro cuerpo es la carta de presentación de cada uno de nosotros cada día. Por ello, saber desenvolvernos con soltura a la hora de comunicar nos abre puertas o, al menos, evita que se cierren. En una era global, competitiva, comunicada y cada vez más profesionalizada como la actual, hablar en público de la mejor manera posible constituye una necesidad ineludible.

 

Un trabajo de fin de carrera, una entrevista ante un medio de comunicación, una conferencia... o incluso la presentación de un libro. Tenemos muchos autores con miedo a presentar su primer libro por temor a ponerse nervioso o no expresarse correctamente. ¿Qué les podemos decir?

Los nervios siempre nos van a acompañar a la hora de intervenir delante de un público. No los podemos ver como algo negativo, porque incluso nos mantienen en alerta y centrados en lo que queremos decir. No obstante, hemos de poner el foco mental en el público y tratar de salir del “yo”. Despojarnos de pensamientos del tipo: “¿qué estarán pensando?”, “¿lo estaré haciendo bien?”, “¿les estará gustando?” es necesario dado que son terribles para el desarrollo de nuestra presentación. Centrémonos en serles útiles a la audiencia y preguntémonos: ¿por qué está el público en la sala? ¿qué espera? y, sobre todo ¿qué le podemos aportar para trasladarla de un punto A (su situación actual/necesidad/problema) hacia otro B (lo que deseamos)? Hablemos desde el corazón y sin perder nunca nuestra esencia. Los nervios no desaparecen, pero sí se puede trabajar para controlarlos.

 

Eres experto en Comunicación por la UCAM y docente de oratoria. Seguro que muchos ponen en práctica (no solo en el ámbito universitario) los contenidos de tus clases. ¿Qué suele ser lo que más les bloquea? ¿Cómo lo manejamos?

Pasar de estar escuchando teoría y viendo ejemplos a ponerse en pie delante del resto y comenzar un speech, es un paso que bloquea mucho al alumnado. Impacta situarse delante de atentas miradas, máxime las primeras veces que se habla delante de público. No obstante, es imprescindible dar este primer paso. A hablar en público se aprende practicando, y no solo leyendo la teoría, al igual que un día aprendimos a montar en bicicleta o a cocinar. Es el paso que más bloquea, pero totalmente imprescindible: si no se practica nunca se mejora. A la hora de hablar en público emerge la misma inseguridad que cuando hemos de hablar otro idioma: el miedo al ridículo y a que se rían de nosotros. El bloqueo viene dado precisamente por un exceso pensamiento negativo sobre nosotros mismos como ponentes. Sin embargo, no hemos de temer equivocarnos o errar, pues ello forma parte de todo proceso de aprendizaje.

 

Si el lector todavía no se ha animado a comprar tu libro... vamos a darle un pequeño adelanto. Hablas en la publicación de la teoría de las cinco ces. ¿Nos explicas un poco en qué consiste?

Se trata de la síntesis de cinco claves necesarias –no únicas- para hacer una adecuada alocución en público: competencia (mostrar conocimiento y experiencia en el tema que se habla); comunicabilidad (ser capaces de comunicar lo que nos hemos dispuesto a exponer); confianza (mostrarse sinceros, honestos); convicción (mostrar seguridad en uno o una misma); y cercanía (no perder la sencillez, empatía y conexión con el público). A estas cinco, podrían añadirse tres más: claridad (definir bien conceptos, siendo coherente en la exposición); concisión (ir directos al grano) y coherencia (que las ideas se interrelacionen y no haya contradicciones). Esta “teoría” es una de tantas expuestas en el libro que van a permitir al lector o lectora ir acercándose a la precisión comunicativa y persuasiva.

 

Cada capítulo del libro empieza con una frase directa o indirectamente relacionada con la temática del libro. ¿Tú tienes alguna frase favorita o que te haya influenciado de alguna forma?

 Hay una frase que me gusta tener presente y es “el momento es ahora”. La fugacidad de la vida nos debe inducir a hacer lo que nos motiva y a no dejar para mañana lo que podemos hacer hoy. Existe otra frase fantástica, que también me influye y me marca el camino y es aquella que dice “vive como piensas, sino acabarás pensando como vives”. Una y otra me las trato de aplicar diariamente.

 

Tanto el libro como tú habéis sido reconocidos en varios premios e incluso se encuentra en el fondo bibliográfico de varias bibliotecas universitarias. ¿Qué proyección crees que tiene "Si Persuadeo..."? ¿Hasta dónde crees que puede llegar?

Es fantástico que Persuadeo haya entrado en tantas universidades. Que se encuentre en el fondo bibliográfico de numerosos centros educativos superiores va a permitir que el alumnado, en cualquier momento del tiempo, pueda tener acceso al contenido del libro, algo que llena de vida y proyección al mismo. También me consta que comienza a ser recomendado por docentes de oratoria, comunicación y comunicación política e incluso incorporado en bibliografías académicas del área. Lo deseable sería que acabe sirviendo como guía didáctica para la docencia o como inspiración para dotar de contenido materia. El libro, no siendo un trabajo académico ni científico, sí tiene cierta orientación pedagógica que contribuye a enriquecer el conocimiento y la producción literaria en el área de las comunicaciones y de la comunicación política.

 Puedes comprar el libro aquí: http://editorialcirculorojo.com/si-persuadeo-levantara-la-cabeza/

Contacta con nosotros


Los campos con asterisco son obligatorios

Llámanos sin compromiso al
91 082 0048