Manuel Millán Cascalló

Biografía:

Manuel Millán Cascalló nació en Barcelona el 24 de noviembre de 1954. Tras una infancia feliz, a pesar de las penurias del franquismo en la que estudió en los rígidos colegios de la época y, como estaba mandado, en colegio de curas (de los Sagrados Corazones), aprobando el último curso de Preu de la época. Se inscribió en la Facultad de Filosofía y Letras, de la UB (Universidad de Barcelona), y se licenció en 1977 en la especialidad de Prehistoria e Historia Antigua. Se pagó la carrera dando clases y al acabar la carrera siguió en la docencia: EGB primero, e inmediatamente BUP y COU en colegios privados, sin dejar sus relaciones con la Prehistoria y la Arqueología. A pesar de las excavaciones dirigidas y las muchas publicaciones de artículos y hasta fundar un museo, siendo su primer director, la vida y las circunstancias le arrastraron profesionalmente hacia la enseñanza, ingresando en la enseñanza secundaria e impartiendo clases de Lengua y Literatura Castellana, Literatura Castellana y Literatura Universal, y, en 1982, justo el año en que se casó con Marta, aprobar las oposiciones de Profesor de Secundaria y convertirse en Profesor de Instituto en tales asignaturas. La vida, la profesión y la rutina en la metrópoli junto con sus ansias de libertad le hastiaron hasta arrastrarlo a Cubelles (donde reside desde 1994).
Poeta oculto, caligramista, autor de relatos, teatro… de obra literaria inédita, a pesar de su profusión, pues empezó a escribir poemas ya desde muy joven lo mismo que a dibujar y pintar, aficiones que se fusionaron pronto, ya en los años 70. Varias exposiciones colectivas e individuales y los blogs en internet (Manolomillancascallo y Caligramas) muestran su obra. No es precisamente su primer poemario concluido ni mucho menos aún el último, pero Ciudad entre la bruma impertinente (escrita entre el 2006 y el 2007) sí es el que muestra una clara evolución tanto en la forma y estructura poética, como en su lenguaje y los caligramas, que viajan desde la simplicidad a la complejidad figurativa y ello sin abandonar sus influencias vanguardistas y especialmente surrealistas ni su esencia contracultural con una poesía crítica con la acomodada sociedad consumista de la época y la globalización de una sociedad deshumanizada, apática, escéptica y superficial que ha convivido en su poesía desde siempre. De ahí su tono dramático que no rehúye la ironía ni el sarcasmo y es esencialmente una poesía de denuncia.



Contacta con nosotros



Los campos con asterisco son obligatorios

Llámanos sin compromiso al
91 082 0048