Caprichos goyescos II

Colección Relatos
Un libro de Ricardo López Ruiz

La vida nos arrastra en un río que no controlamos. Algunos se apartan a la orilla y construyen una choza entre la maleza, otros avanzan en canoa y pasan los días navegando de un lado a otro, otros abren una brecha en el esternón del caudal con una lancha rápida, y los hay también, la mayoría, que son arrastrados en troncos de madera río abajo. El río se va bifurcando en múltiples riachuelos, unos troncos acaban embarrancados en los lodazales, otros caen inermes por precipicios, otros se quedan atravesados de por vida en mitad de la corriente y otros, los menos, pueden llegar hasta el mar. Allí descubren la soledad y el vacío de la inmensidad, y acaban añorando los rápidos y las aguas torrenciales de sus raíces, de la cabecera del río. No hay vuelta atrás… El mar está allí donde el tronco ya no sabe para dónde ir, allí donde las olas lo llevan para adelante y para atrás, hacia ninguna parte. El mar es el depósito de los sueños inconfesables, de las historias que bajaron de la montaña para llorar sobre las playas. Cada uno de sus granos de arena es una aventura inenarrable venida de la cordillera. En cada grano hay una historia individual, y en una playa está escrita la historia de todo un pueblo… En este libro de relatos también hay historias, personales y colectivas. Como si de un frasco de perfume concentrado se tratase, ¡lléveselo y disfrútelo!.

Biografía:

Ricardo López Ruiz. La vida quiso situarnos en la Ribera de Navarra, entre campos fértiles bien regados y bien trabajados. Allí nacimos en Tudela cuando el Caudillo todavía estaba en pie, un 8 de Octubre de 1967. Allí crecimos y jugamos en nuestra infancia y adolescencia en un hermoso pueblo llamado Villafranca (también dicho la antigua Alesves). Después tuvimos ocasión de ampliar formación y horizontes. Y también de traspasar fronteras. En Filadelfia vimos que un hombre puede ser polvo o puede no ser nada. En Francia descubrimos que París siempre será la ciudad de la luz y del amor. En Argentina nos desmelenamos en el microcentro bonaerense, pues al fin y al cabo la vida no vale más allá de un tango. Entremedio también hicimos algo de Ciencia. Y así se nos fue y así gastamos parte de nuestra juventud. Ahora seguimos paseando por las orillas del Ebro y sus afluentes, entre Zaragoza y Navarra, encantados de poder compartir con ustedes este librito, que no es más que un pequeño trozo de mi corto caminar y un producto de mi particular visión, irónica, de la realidad, posiblemente de nuestra realidad.



Contacta con nosotros



Please leave this field empty.

Los campos con asterisco son obligatorios

Llámanos sin compromiso al
91 082 0048