Caricias de gato

Colección Poesía
Un libro de Daniel Gómez Sánchez

Los gatos, por naturaleza, son ariscos, marcan su territorio donde menos te lo esperas y viven sin la dependencia de nadie, excepto cuando tienen la necesidad de alimentarse. Por eso, cuando recibes la caricia de un gato, el cariño se multiplica por dos, porque es un afecto que jamás te lo esperas. Lo mismo ocurre con estos escritos; cada uno de ellos son pequeñas caricias de gato. Donde se acurrucan a tu lado para darte esas “buenas noches” cuando has tenido un mal día o el zarpazo sincero cuando te ha salido a pedir de boca aquello que tanto habías deseado.
Daniel Weah

Contacta con nosotros



Los campos con asterisco son obligatorios

Llámanos sin compromiso al
91 082 0048