El hombre que lo compraba todo

El hombre que lo compraba todo

Colección Docencia o aprendizaje
Un libro de José Miguel García Carvajal

Este cuento relata la posición asumida por ciertos personajes, quienes habiendo sido adornados con todos los atributos que cualquier ser viviente hubiese querido poseer: porte de príncipes, capacidad intelectual extraordinaria, con fuerza e inteligencia de superdotados, aunado al don de la comunicación y del convencimiento, de parecer verdaderos caballeros, dotes que aprovechan esos elegidos, para hacer el mal, para cometer todos los desafueros que se le vengan a la mente, por creer que tienen el derecho de hacerlo, para apropiarse de las virtudes, de las caricias, del dinero, de los bienes hasta de sus vidas y mujeres, sin que nadie los puedan tocar ni siquiera un ¡pelo!, menos reprocharles, ya que tener PODER Y DINERO, le convalida sus desafueros, es como un reproche un a la vida por haberlos hecho nacer equivocadamente en un hogar de pobreza extrema. Son los “intocables” que han basado sus arbitrariedades en el poder del dinero , obtenido mediante ardides, dañando a todo aquel que se le haya atravesado en su camino, sienten erradamente que al poseer millones, ese es el Dios único que existe: los dólares, los euros, al tenerlos, inmediatamente se transforman: en El hombre que lo compraba todo, la razón de esta metamorfosis, una sola: la rabia que sienten en su corazones, por no haber nacido, cuando menos en la calidad de hijos de un HIDALGO, si son descendientes de un latinoamericano, peor que peor, por cuanto aún cuando lo nieguen, se sienten inferiores, y la única forma que conciben para triunfar, de que se les vean superiores, es la de conquistar un gran poder, como sea, “cueste lo que cueste”. Así, pierden el norte de sus pobres vidas, su salud, no se dan cuenta de nada, por vivir creyendo que hasta la vida la pueden comprar: error garrafal por estar basada en esa falsa opinión de que: “todo en la vida tiene su precio y se puede comprar”. Se olvidan de que existe un verdadero dios, al que no podrán comprar, menos la vida que solamente él la entrega. Al final como todo ser viviente: morirán. esto le sucedió a Tony Brons.

Biografía:

Nace en Guayaquil, Ecuador, en el año de 1941, sus padres Licenciado Carlos García Ríos y Colombia Carvajal. Para el año 1945, se traslada la familia Venezuela, estableciéndose en la ciudad de Caracas. El año 1950 comienza y termina en 1960, sus estudios de Bachillerato en los Liceos Luis Razetti y Fermín Toro. En el año 1959, se casa con la joven Carmen J. Irmengardiz Gil Inojosa.
El año 1960, comienza sus estudios de Derecho que finaliza en 1965, en la Universidad Central de Venezuela (U.C.V.). Mismo año, cursa estudios de Pruebas, Derecho Bancario Procedimientos Civil, Mercantil Y Penal, dictados en el Colegio de Abogados de Caracas. Entre los años 1965 y 1968 realiza sus posgrados en la misma U.C.V, especialidades de: Derecho Penal-Criminalistica, Mercantil-Coroporativo; y Derecho Comparado: Sur Americano, Centro Americano y Coman Law.
Su profesión la ejerció libremente. Casos de más relevancia: 1971, defensa de acusado de homicidio, en el cual por primera vez se utilizan a petición suya, drogas estimulantes, especialmente “el suero de la verdad”. 1972, estafas al Ministerio de Hacienda. 1975, defensa de acusado en el homicidio de reconocido azote de barrio. 1976, defensa de ciudadana argentina detenida en los calabozos de la PTJ, con su hija de pocos días de nacida, por orden del Gobernador de la Ciudad de Caracas. 1982, apoderado del ciudadano ingeniero Oswaldo Gibeles, español, a quien un banco operante para ese año, le falsifica endoso en cheque por setecientos mil dólares americanos ($ 700.000). 1983, Banco de los Trabajadores de Venezuela solicita su asistencia como penalista. 1985, es requerido por Junta Interventora del Banco Nacional de Descuento. Paralelamente es contratado por alto directivo, administrador de empresas filiales. Estos juicios culminan con en el homicidio del abogado defensor del expresidente del BND, cuando se cuela información que entre el abogado acusador y el defensor (José Miguel García Carvajal) se llegaría a una “autocomposición procesal”. 1985, a finales, es requerido sus servicios por la Junta Interventora del Banco de Comercio, para que se encargara de todas las acusaciones en contra Juan Vicente Pérez Sandoval.
Al mismo tiempo, dicta cursos de oratoria (arte de hablar en público) y de mejoramiento personal. Su labor como escritor: La verdadera historia del Banco Norte Distrital (B.N.D); Cuando mi jardín me habló, Un viaje inesperado, El retrato, El hombre que lo compraba todo y Una forma sencilla y práctica de triunfar en la vida. De las afirmaciones



Contacta con nosotros


Los campos con asterisco son obligatorios

Llámanos sin compromiso al
91 082 0048