El manantial y la tablilla enigmática

Colección Investigación
Quiero comprarlo
Un libro de Manuel Rodríguez de la Cruz

Forma parte de nuestra cultura, imaginar e inventar un tiempo pasado en que el mundo era un edén, un lugar idílico, lleno de belleza y armonía entre todos los seres existentes, que fue glosado por aquel caballero loco, en sus momentos gloriosos de lucidez, “dichosa edad y siglos dichosos…”. También es tentador identificar aquel tiempo con la “utopía”, cuya pérdida podría explicar todos los sinsabores que la humanidad padece. La naturaleza permite a los hombres generar riquezas de índole diversa: dando valor, quizás irracional, a determinados metales, acumulando obras de arte y dinero en sus diferentes formas, construyendo edificios y palacios suntuosos que quedan como patrimonio de clanes poderosos, o de mediadores de dioses varios. Existe también un tipo de riqueza generada sin intervención humana, la creada por la naturaleza, regida por leyes y equilibrios, de los que vamos descubriendo algún secreto de vez en cuando, normalmente, cuando tratamos de corregir algún efecto perverso producido por nuestra ignorancia en el manejo de los recursos naturales. Este libro trata de la búsqueda de los equilibrios entre las riquezas naturales y materiales, y del disfrute de las mismas por la mayoría de los seres humanos. Sería conveniente para la humanidad, que la “utopía”, al igual que las manzanas sanas, como nos señala también la poesía, no estuviesen detrás de nosotros, sino delante.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedIn

Biografía:

Nació en el pueblo pacense de Quintana de la Serena, en el año 1.939, año llamado durante algún tiempo, “ El de la victoria”. Mis recuerdos de aquellos “años victoriosos”,en plena dictadura, de la primera década de vida, tienen que ver con hambre, cartillas de racionamiento, estraperlo, y con unos individuos siniestros que confiscaban el grano del cereal a los labradores. La década de los 50 abandoné las tierras de labranza, donde ejercí de “niño yuntero”, y formé parte del aluvión que llegó a Barcelona.
En la década de los 60, emigré a Alemania, donde además de descubrir otro mundo, me casé y nació mi hijo. La década de los 70, es la del regreso. Después de varios trabajos ocasionales conseguí un empleo en Construcciones Aeronáuticas. Desde el año 1964 milité en sindicatos y organizaciones políticas democráticas, y fui cofundador en Alcorcón de la Unión de Comisiones Obreras- Fui cofundador de la Asociación “ Villaviciosa Ecológica” en Villaviciosa de Odón , lugar en el resido actualmente.



Contacta con nosotros



Los campos con asterisco son obligatorios

Llámanos sin compromiso al
91 082 0048