El ocio de un jubilado

Colección Novela
Quiero comprarlo
Un libro de Mila Espigar

Cuando un cierto número de jubilados se reúne, nadie puede imaginar dónde pueden ir a parar ni cómo acabará su aventura. Aventura criticada por sus familias a las que cuidan, miman y de las que son guardianes de sus vástagos las veinticuatro horas del día, trescientos sesenta y cinco días del año, sin descanso, sin un solo minuto para estar solos y contarse sus avatares diarios.
Cuando trabajaban era otra cosa. Llegada al hogar y, mientras la parienta ponía la mesa y ellos descansaban después de un día agotador en el sofá tomando unas «birritas», se iban relatando las anécdotas, a modo de terapia conyugal y en cariñosa armonía, de sus respectivas idas y venidas.
Ellas, las de su quehacer diario, y ellos, las acaecidas en el trabajo.
Hasta que un día deciden romper la monotonía, y aquí es donde da comienzo este relato de mis jubis.
Con todo el cariño del mundo a esa generación que, por causa de la crisis, o no, se están haciendo cargo de los nietos y, en ocasiones, incluso de hijos y biznietos.
A todos, generalizo hombres y mujeres, gracias por estar ahí, gracias por estar al pie del cañón, con las edades que algunos de vosotros tenéis ya, y que, sin embargo, no os faltan fuerzas para el devenir diario.
Ya quisieran muchos jóvenes, en el futuro, bregar con la prole como hoy lo estáis haciendo vosotros. Gracias, abuelos; gracias, yayos.

Biografía:

Nace en 1947 en el barrio de Ruzafa, Valencia, en el seno de una familia de cinco hermanos. En 1964 se traslada la familia a la ciudad de Alicante donde residirán hasta el año 1986. Desde finales del 86 hasta la actualidad, reside junto al mar en Villajoyosa.



Contacta con nosotros



Los campos con asterisco son obligatorios

Llámanos sin compromiso al
91 082 0048