El primer día de una eternidad

Colección Relatos
Quiero comprarlo
Un libro de Jaime del Egido

El término microrrelato fue utilizado por primera vez en 1977 por el escritor mexicano J. E. Pacheco. Desde entonces ha recibido otros muchos nombres como minificción, microcuento, relato breve, etc. Este tipo de escritura se caracteriza por la concisión, lo sugerente y la precisión del lenguaje, puestos al servicio de una trama sorprendente. En El primer día de una eternidad se reúne una diversidad de textos: relatos de viajes, de amistades, de escenas sanitarias, historias de inmigrantes y algún poema. La mayoría de los textos son breves. Un grupo de estos relatos fueron escritos en el taller de escritura del Centro Social Naranco, bajo la dirección del poeta asturiano Fernando Menéndez.

 

Biografía:

Jaime del Egido Mayo (1955) nació en el seno de una humilde familia de campesinos, en Laguna Dalga (León). Este es un pueblecito en medio de El Páramo leonés, meseta entre los ríos Órbigo y Esla.
Se trata de una comarca reconocible por su terreno árido y climatología extrema, que forjan el carácter noble y perseverante de sus habitantes (la misma perseverancia que necesitaron para sobrevivir durante siglos en difíciles condiciones).
Su familia, tan numerosa como divertida, es uno de los pilares imprescindibles de su vida.
Vive en Oviedo, Asturias. Según él, «Oviedo es un pueblo un poco más grande, cuyas gentes han sido acogedoras conmigo —más, sin duda, de los merecimientos de un auténtico cazurro—».
Es enfermero de profesión.
En esta ciudad fundó una familia, adquirió hipotecas y tiene las mejores facilidades para disfrutar de su propia familia, amistades y aficiones.
En breve, tiene previsto sacar a la luz otro libro que estará formado por una selección de relatos cortos.



Contacta con nosotros



Los campos con asterisco son obligatorios

Llámanos sin compromiso al
91 082 0048