Historias de la 403

Colección Relatos
Quiero comprarlo
Un libro de José Rodríguez Gómez

Desde el 10 de julio de 2017 al 11 de enero de 2018 he tenido que ser el acompañante familiar de mi hermana menor, de tres que somos, junto a otra hermana y las dos hijas de aquella, en el Hospital Clínico de Santiago de Compostela, que fue sometida a un operación quirúrgica de más de 11 horas con la recuperación incluida.

En la habitación 403 –de dos camas- de dicho Hospital he vivido durante esos meses las peripecias propias que suelen ocurrir en tal establecimiento hospitalario en jornada casi diaria de 10 o más horas.

De esta estancia he compartido habitación, compañerismo y amistad con otras enfermas y acompañantes de muy grato recuerdo todas ellas y ellos. Gentes de muy diversa y dispar valoración, educación y cultura.

Tanto en el personal médico, enfermería y auxiliar he encontrado en la 4ª planta las personas más maravillosas y entregadas a su profesión de una profesionalidad que supera con mucho la excelencia y, que, por mi condición de viudo de una Técnico de Rayos del mencionado hospital quiero hacer constar expresamente mi más sincero agradecimiento por una labor que muchas veces sobrepasa su capacidad de amor y entrega al enfermo.

Mi labor como acompañante queda reflejada día a día con todos los avatares y situaciones propias del caso, que he tratado de reflejar, haciendo ver también mi labor de cuentista que he intercalado, -algunas veces a modo de Cartas al Director de varios diarios- con extractos y resúmenes de esos cuentos que en breve publicaré.

De aquella estadía, hoy en día, tenemos el orgullo de seguir manteniendo amistad con algunas personas enfermas y familiares con las que convivimos durante algún tiempo.

Gracias a Dios, todos nosotros,  seguimos recordando aquellos tristes días y la mejor muestra de ello es este libro, recordatorio fiel de tal situación.

Biografía:

PEPE DA VELLA-SANTIAGUIÑO o un bar­caleseiro, seudónimo de José Rodríguez Gómez (Negreira, 16 de junio de 1949), recientemen­te jubilado y viudo, padre de dos hijos, uno de los cuales, Ricardo País, ya lleva dos novelas del género fantástico publicadas. Hizo el servicio militar como forzoso en el Grupo de Artillería de la Brigada Paracaidista en Alcalá de Hena­res, estudió Magisterio y fue administrativo del Ayuntamiento de Negreira, encargado de la Bi­blioteca Pública y de Protocolo; también fue entrenador de fútbol. Suya fue la idea de aquel decreto de alcaldía que dio la vuelta al mundo, en donde el alcalde permitió ver a los funcionarios y empleados municipales los partidos de la Selección de España en los mundiales de Sudáfrica. Publicó El honor es mi divisa. La Guardia Civil en Negreira, de historia local (prólogo de José María Feliz Cadenas, general de brigada, jefe de la XV zona de la G. C., Galicia). Su primer libro de cuentos —dieciocho en total— fue su primera incursión literaria y se titula Envidia y otros cuentos, publicada también en Argentina. Uno de estos cuentos, Envidia, fue publicado en la revista Marítima de Barcelona. Tiene además tres novelas en gallego y un libro de historia de Negreira, ambos concluidos sin publicar. Soldados de Negreira cita a todos los muertos o desaparecidos en combate y mu­tilados de guerra, y otras vicisitudes sociales y judiciales de este término municipal y de soldados de ambos bandos de la guerra de 1936-1939 de Negreira, así como el nombre del soldado de Noya-Negreira del que habla E. Hemingway en su libro Por quién doblan las campanas, después de un estudio en el archivo municipal, donde va descartando a los distintos vecinos nacidos en Noya y empadronados en Negreira durante aquellos y posteriores años de la guerra civil. Se decía que fue zapatero del Real Madrid en los años 40-45, pero, a pesar de pedir documentación al Archivo Histórico del Real Madrid, no se la dieron. De la vida militar de dicho vecino aporta documentación del Instituto de Historia y Cultura Militar y del Archivo General de Ávila y Guadalajara. Su último libro de cuentos publicado recientemente, Barrigas y otros cuentos, está dedicado a su gato Ba­rrigas —no mascota—, que les hace compañía. Dueño, señor y amo de todas las caricias y mimos que la familia le propina y prodiga a diario —que tanto le gusta atesorar— y que incluso, a veces, dado su natural instinto y condición, es capaz de compartir. Historias de la 403 es el discurrir diario en el Hospital Clínico como acompañante de su hermana Encarna durante una larga estancia hospitalaria después de una complicada operación quirúrgica. Si no he demostrado mi simpatía por todo el funcionariado sanitario del Hospital Clínico de Santiago de Compostela, aquí lo dejo todo orgulloso y complacido.



Contacta con nosotros


Los campos con asterisco son obligatorios

Llámanos sin compromiso al
91 082 0048