Las sombras de un papel en blanco

Colección Poesía
Quiero comprarlo
Un libro de Marinhaç

No hay mayor fracaso que triunfar en algo, eso lo escuché en algún lugar y aquí esta la prueba del delito, este libro de poemas representa en modo alguno el triunfo de la constancia, la persistencia de una inspiración domada por un simple ordenador y la conjunción de dichas
palabras que fueron formando lo escrito. Para mí ha sido un camino largo de noches de soledad y enmarañadas ideas, que quizás ni uno mismo tiene la consciencia de lo que al final tendrá en sus manos, un libro o simplemente versos sin sentido. Al final no solo está cumplido un sueño, está escrito con las entrañas de un poeta en la sombra, en un recuncho de viejos sueños, de viejas vanidades humanas, las sombras de un papel en blanco, tiene todo eso, sentimiento, humildad, capricho, esperanza y sobre todo modestia. Solo espero que alguna de estas poesías escritas, tenga de por si el poder para dar la imaginación
al lector, no olvide que es solo poesía…

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedIn

Biografía:

Bueno, me presento: nací en un pueblo de la provincia de A Coruña (Cedeira 12-12-73) y los estudios nunca fueron mi primera opción, los sueños fueron el vehículo de todo lo conseguido, el motor de una imaginación, siempre es un sueño.
Crecí en un entorno de familia, decidiendo siempre con mi propio estado de ánimo, mi primer trabajo fue mecánico, pasé al mundo de la pintura gruesa y despues al mundo Eólico. La verdad siempre quiero demostrar mi valía en todo lo que empiezo, es verdad que muy pocas cosas me atan, pero a ilusión nadie me gana (al principio).
En el amor,me ha sido muy esquivo, seguro que mi carácter de soñador tiene la culpa, para bien o para mal, uno siempre desea algo más…
Comencé a escribir la Poesía gracias a una profesora que tuve en el instituto, Rebeca se llamaba, siempre me viene a la mente lo fácil que es cambiar el destino de uno, unas simples palabras y uno piensa diferente, ¿verdad?, eso fue lo que pasó. Pasé de melenas al viento, al viento sin melenas, a las formas de ser, a ser con formas, quizá nunca tenga la oportunidad de darle las gracias, pero en estas líneas tiene mi gratitud.
Y qué más decir, soy un hombre soñador y retraído, amigo de sus amigos (puedo contarlos con una sola mano). En mi vida siempre he soñado mucho despierto y poco durmiendo,
quizás no pude conseguir metas propias de un siglo en transición, desconozco las metas de cada uno, las mías han sido muy simples…



Contacta con nosotros



Los campos con asterisco son obligatorios

Llámanos sin compromiso al
91 082 0048