Lustro

Colección Novela
Quiero comprarlo
Un libro de Genís de Sant Simó

Esta narración es ficcionaria, aunque podría ser realidad con el tiempo. Esto nos lo dirá él tiempo. Es un supuesto viaje al espacio exterior con todo lo que nos podemos encontrar durante el trayecto irreal. Sus habitantes semejantes a nosotros, aunque con algunas premisas imaginarias que podrían ser realidades con el tiempo. Sus costumbres muy diferentes a las nuestras. Siempre por delante de nuestro pensar y tiempo, aunque con una seguridad grande en sus actos, que le hace honor a su estado evolutivo con respecto al nuestro. Se encuentran siglos por encima de nosotros. Ya ni comen, ni hablan. Tampoco tienen orejas (ya lo cuento el por qué y cómo) tienen un dedo menos en las manos. Los pies de una pieza. No sacrifican animales (de esta manera no hay el problema nuestro, en que exista con el consumo animal) para su sustento, tampoco otras clases de alimentos. Aquí no hay personas con dolencias nutritivas, ya que al no tener que comer, no hay personas con ellas. Los viajes por los espacios son posibles, al saber buscar la energía necesaria que existe y ha existido en el espacio. Ya no tienen que buscarla simplemente, captarla por medio de los aparatos que poseen. Su consumo solamente energía lumínica “partículas estelares”. Ya que todo el UNIVERSO es un ÁTOMO. NO HAY PROBLEMA. LOS DIMINUTOS somos en realidad sus ¿descendientes? VIAJANDO A LA VELOCIDAD DE LA LUZ. LAS VIBRACIONES CÓMICAS. LA VOZ DEL UNIVERSO.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedIn

Biografía:

Nací en el Mediterráneo, aunque ya hace muchos, muchos “temporales de levante”. De una familia humildísima, eso sí. Entonces tenía padre y madre, que creo están en el cielo, los dos
se lo merecían. Mi aparecer fue en un doce de mayo de 1930. Vi la luz primera en una pequeña habitación, de una pequeña casa, adosada a una industria de mosaicos y piedra articial, al ladito mismo de una ermita marinera: Sant Simó, que de ella he sacado mi nombre. También estaba rodeado de huertas, la carretera Nacional-II, una vía de tren y como no, MI MAR (¡Por qué yo nací en el Mediterráneo!). Sí, y muy cerca de él, casi puedo decir, que “al romper sus olas”. Allí pasé de mi infancia, solo mis seis primeros años. En 1936, me sorprendió la “guerra” (palabra nueva para mí) desde entonces ya han sido solo “guerras”. Una detrás de otra y no se agotan, son interminables. Pero ya no contaré ninguna más. Solo decir que nos trasladamos a la ciudad, que me resultó muy estresante y novedosa para un infante que no había salido de las faldas de su madre, un perro, unas cuantas gallinas, unas jaulas de conejos algún que otro carro, un tren cada hora y una carretera negra sin polvo con grandes árboles, que mi padre decía que nos llevaba a Francia y una gran balsa de agua salada. Ya en la ciudad tuve que adaptarme a ella. La verdad que me costó mucho al tener que compartir con otros zagales mis vivencias o juegos. Porque se terminaron las misas de los domingos en que nos juntábamos todos los niños de los alrededores de mi ermita. Pero la “guerra” se llevó mi infancia y toda la inocencia que perduraba en mí. Trayéndome nuevas cosas que aprender. Envuelto con toda una nueva envoltura de contextos novedosos que aprender. Ya que constantemente me encontraba rodeado de niños muy diferentes de los domingos en mi ermita, cierto que un poco violentos, en mi contexto muy íntimo y someterme a la actualidad del momento. Pues ya no existía DIOS, ni los curas, ni los santos, ni las vírgenes ni las iglesias (que algunas fueron quemadas). Todo era anárquico. No entendía nada. Todo era nuevo para mí. Estaba hecho un lío. Pero el tiempo me enseñó y pronto aprendí y hacerme amigo del niño más mandón. Hallé la solución (aquí toda la guerra). Terminada esta, llegaron las escuelas. Los trabajos. Las promociones: La Mili. De nuevo trabajo hasta mi jubilación, donde empecé mis primeras letras ordenadas y la lectura de todo lo que podía y estudiar todo lo que me proponía. Me faltaba tiempo. Ya que tengo cajones llenos de papeletas manuscritas por mí. Y el último que he hecho es este, pero muy diferente de los demás… He intentado hacer un mundo a mi medida. Que lo expongo en él. Espero que les guste.



Contacta con nosotros



Los campos con asterisco son obligatorios

Llámanos sin compromiso al
91 082 0048