Memorias de un berciano. Amor, vida, pasión y lágrimas

Colección Relatos
Un libro de Carlos González García

Como indico, en el día de esta fecha, 26 de mayo de 2019, pongo el punto y final a la escritura de mi primer libro: 17 meses y 16 días me ha costado el realizar su escritura y posterior verificacion, pero que, finalmente, he conseguido reflejar adecuadamente lo acaecido en mis vivencias. En realidad, ignoro la razón, pero he de reflejar, y a pesar de que mi salud ha mejorado ostensiblemente durante el tiempo que cito (cáncer incluido), que mi ánimo sigue en estado de “quiebra técnica”. ¿Cuál es la razón? ¡No lo sé! No me entiendo, no me comprendo… Dime tú, corazón, la razón de sentirme así… Yo ni puedo ni quiero saber… el sentirme así… SÍ, he finalizado la escritura del libro de mis memorias y, sinceramente, creo que me Ha quedado un libro (en su conjunto), una historia, mi historia real, amena y atractiva para ser leída: espero opiniones.
Posiblemente (y sin animo de lucro, la verdad sea dicha) sea porque ya me encuentro inmerso en la redacción de un nuevo libro y el cual intuyo que, a su vez, va a resultar tremendamente más impactante que mis propias memorias.
Inequívocamente, o no, se vende o se vende poca literatura, pocos libros. ¡Bueno! Yo por mi parte, y como en mi es habitual, pienso reflejar y poner todo mi empeño en exponer con sentido común todo mi sentir, mi respeto y mi buen hacer a través de la escritura de mis libros. Vaya por delante todo mi afecto, mi estima y mi consideración para, con y hacia mis lectores.
Muchas gracias.

Biografía:

CARLOS G. GARCÍA (Onamio, el Bierzo, León, 1948)
Mi recorrido por la vida, no puedo decir que me haya resultado que digamos “muy placentero”. Si en ella algo he conseguido, ha sido, como se suele decir, a base de sangre, sudor y lágrimas. Mi experiencia adquirida de la vida a lo largo de los años me ha ido regalando un “rosario” de vivencias, sabores y sinsabores, de triunfos (menos) que de frustraciones y de fracasos. Yo, y como es lógico, siempre he tratado de sacar el mejor “fruto posible” a mis vivencias por la vida, aunque, y a mi pesar, no siempre lo haya conseguido. A pesar de la multitud de sinsabores y decepciones acaecidas en mi vida, esta me ha permitido el vivir y ello, en definitiva, es lo más valioso para el ser humano por la muy sencilla razón de que, sin vida, nada hay, nada existe. Inequívocamente, al final, lo más grande que yo he conseguido y a mi plena “conciencia y satisfacción” ha sido la familia, mi amada y querida familia. La “confesión” de mi pensamiento la encontrarán los posibles lectores de mis memorias durante el transcurso de la lectura de mi libro.



Contacta con nosotros



Los campos con asterisco son obligatorios

Llámanos sin compromiso al
91 082 0048