Mujeres en Technicolor

Colección Relatos
Un libro de Sergio Berrocal

Ni el mismísimo Ulises, por mucho que se atara al palo mayor de su barco, fue capaz de vivir sin una mujer, rubia o morena, buena o mala. Esa mujer que, mal o bien, te acompaña en la travesía del desierto de la vida poblada de alimañas. En un recorrido de más de medio siglo, con sus infinitos días y esas noches que a veces ni acaban ni dejan de acabar, que se hacen interminables, ellas y nosotros nos hemos tropezado mil veces. En mi travesía, alguna sirena me hizo atarme con Ulises, para no sucumbir a la tentación. Pero fueron más las que me prometieron tejer y tejer mientras yo estuviese lejos y no abrir la puerta a ningún pretendiente. Esperarme y esperarme, como la ratita del cuento. A Chelo Alonso, bailarina cubana que volvió loco al abigarrado público del Folies Bergère de París, el templo de la revista, de la belleza y del atrevimiento en los años sesenta, la crucé en la rue Montmartre antes de que fuéramos amigos. Talentosa, estudiada y voluntariosa, Chelo triunfó en París antes de hacer las maletas rumbo a los estudios de Cinecitta de Roma donde la esperaba una carrera de actriz despampanante. Si Federico Fellini la hubiese conocido a tiempo y en hora Anita Ekberg no habría protagonizado “La dolce vita”. A la actriz Jean Seberg la seguí desde su llegada a París para presentar una película de Otto Preminger sobre Juana de Arco a su muerte en un auto Renault 5 en una calle elegante de la misma ciudad. Luego, antes y después… Estuvo la palestina, que tanto me la recordaba, la inolvidable miliciana que luchó por su amor sin guantes, una princesa andaluza perdida en la tragedia de la Alhambra. Ana, que hablaba con el cielo. La hija del Comandante, que rezaba por el próximo amor. Y la voluntad, compañero.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedIn

Biografía:

Ha sido toda su vida (1939-Tetuán) periodista de los que hincan los codos y agacha la cabeza cuando llega el temporal. Se crió en la Agencia France Presse de París donde pasó cuarenta años, saltando desde París a Brasil, La Habana y Madrid, entre otras ciudades a las que acudió porque había que acudir. Crítico de cine, escribidor, se considera sobre todo un cuentista estudiado que lo mismo se ha dado de bruces con Fidel Castro que con Brigitte Bardot. Las películas le permitieron vivir mejor, porque en cada una de ellas tenía los amigos actores que le ayudaban a crecer. Y los festivales de cine, de Cannes a La Habana pasando por San Sebastián, le convencieron de que la vida es una puñetera tómbola.



Contacta con nosotros



Please leave this field empty.

Los campos con asterisco son obligatorios

Llámanos sin compromiso al
91 082 0048