Ansiedad por la excelencia: De Pellegrini a Mourinho

Hermes llegó a la plaza central de la ciudad. Estaba totalmente desierta, ya que hacía unas horas que los comerciantes se habían ido a dormir. Se sentó junto al puesto de pan, donde horas antes había estado pensando en cómo robar algo de alimento para sobrevivir. Sobrevivir: esa era la prioridad ahora, aunque parecía que había dado esquinazo

Contacta con nosotros


Los campos con asterisco son obligatorios

Llámanos sin compromiso al
91 082 0048