Religiosidad, Miedosidad y Cementeriosidad en la obra de Bécquer

Colección Ensayo
Quiero comprarlo
Un libro de Jesús Viñuales Monzón

En el relato-leyenda de Bécquer de carácter oriental, titulado Apólogo, leemos: «Siva, el genio destructor», que pretendía aniquilar a la humanidad entera, completamente desmoralizada, interroga finalmente a «Visnú, la potencia conservadora», que había hecho «sorber por la nariz aquella especie de éter mágico» a dicha humanidad atormentada: «“¿Qué diantre les has dado a estos imbéciles, que ayer estaban todos mustios, cabizbajos y llenos de la conciencia de su pequeñez, y hoy andan con la frente erguida (…) creyéndose cada uno cual un dios?”. Visnú, con mucha sorna (…) le dijo en voz muy baja: “Les he dado el amor propio”». He aquí la sencilla respuesta que Bécquer tanto anda buscando a sus devaneos de carácter poético-religioso-amoroso, y que la tiene eclipsada en el presente relato: ¡el afecto propio!, ¡la propia afectividad!, ¡la identidad personal e intransferible de cada individuo!, esto es, ¡querer al propio corazón!, ¡querer al propio corazón sobre todas las cosas!, que es el auténtico punto principal de estabilidad y solidez psicológicas y emocionales del individuo. ¡Querer al corazón que yo soy! ¡Querer a la entidad cardiaca que soy yo! El corazón, la clave de la conciencia humana, la clave anímica por excelencia, la clave existencial, Bécquer, al igual que Larra, lo tiene psicológicamente desertizado.

Biografía:

Nací en Alagón, pueblo de la provincia de Zaragoza, a cuya capital vine a residir, por causas laborales, en el año 1965.
Soy licenciado en Filología Española por la UNED desde el año 2007.
Mis inquietudes psico-filosóficas me han llevado a desarrollar una dilatada y disciplinada experiencia como practicante en el campo del yoga, cuyas enseñanzas han propiciado la elaboración por mi parte, a lo largo de los años, de varios trabajos, uno de los cuales es el que ahora publico con el título Ahoramismo Eterno.
Pienso que la reinterpretación de los conceptos Religión, Amor y Muerte implica una profunda innovación en el campo literario: savia nueva, aires innovadores refrescantes, concepciones innovadoras refrescantes en dicho campo literario, con repercusiones positivas para la vida humana.
Religión, Amor y Muerte son, en mi opinión, tres concepciones erróneas, son tres conceptos superabundantemente presentes en los textos de todas las épocas objeto de estudio filológico, tanto lingüístico como literario.
Son tres conceptos sin contenido lingüístico-existencial, carentes de todo sentido lingüístico-existencial, sin peso existencial, que se han interferido impropiamente en la existencia humana.

Blog del autor: https://tallerfilosofico2015.blogspot.com



Contacta con nosotros



Los campos con asterisco son obligatorios

Llámanos sin compromiso al
91 082 0048