Retrato de Judas Iscariote III parte

Colección Novela
Quiero comprarlo
Un libro de Consuelo Arroyo

El remordimiento lo habría aun podido salvar, si él hubiese hecho del remordimiento un arrepentimiento. Pero no quiso arrepentirse y, al primer delito de traición, aún digno de compasión por la gran misericordia que es mi amorosa debilidad, ha unido blasfemias, resistencias a las voces de la Gracia que todavía le querían hablar a través de los recuerdos, a través de los terrores, a través de mi Sangre y mi manto, a través de mi mirada, a través de los restos de la Eucaristía instituida, a través de las palabras de mi Madre.
Ha resistido a todo. Ha
querido resistir. Como había querido traicionar. Como quiso maldecir. Como se quiso suicidar. Es la voluntad lo que cuenta en las cosas, Tanto en el bien como en el mal. (…)
¿De qué sirve arrojar el precio de la traición cuando eso es sólo fruto de la ira y no está corroborado por una recta voluntad de arrepentimiento? En este caso despojarse de los frutos del mal es meritorio. Pero así como él lo hizo, no. Inútil sacrificio.
Mi Madre, y era la Gracia la que hablaba y mi Tesorera que ofrecía perdón en mi Nombre, se lo dijo: “Arrepiéntete, Judas. Él perdona…”.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedIn

Biografía:

Nacida en la provincia de Ciudad Real, donde vivió su infancia. Su adolescencia y parte de su juventud en Barcelona -donde ejerció la docencia- (y los veranos en Campdevánol – Gerona). Posteriormente tres años en Madrid. Actualmente en Sevilla (donde se ha jubilado).



Contacta con nosotros



Los campos con asterisco son obligatorios

Llámanos sin compromiso al
91 082 0048