África, la madre olvidada y maltratada

Colección Aventura Biografía

Quiero comprarlo
Un libro de Jose E. Santacara

La luz en África tiene algo de especial. Situada en su mayoría en zona tropical, el sol la mima, la alegra, la castiga, pero siempre tanto cuando sale, cuando se pasea por el firmamento, o cuando se oculta, luce sus mejores galas. Tal vez por eso la humanidad nació en este continente, y desde él se dispersó por todo el mundo. Cuando algunos de sus antiguos hijos europeos volvieron en el siglo XV, no solo no reconocieron a su madre, sino que se dedicaron a saquearla.
A partir del siglo XVI, en un comercio triangular infernal e inhumano, sus mejores hijos/as fueron llevados como esclavos a América, y a finales del siglo XIX, Europa se apoderó por la fuerza de prácticamente todo el continente, o lo que quedaba de él. Ahora, también sus mejores hijos/as huyen de las guerras provocadas por intereses bastardos y del hambre provocada precisamente por su riqueza en manos ajenas, pero la mezquina Europa, olvidándose de la deuda que tiene con África, los rechaza. En África no solo nació la humanidad, sino que todavía se respira humanidad, pero creo que la mayor tragedia de este continente es que no es dueño de su destino, y sus prioridades apenas cuentan.
El viaje ha sido duro, a veces demasiado, pero ha merecido la pena, aunque duele ver cómo África se va muriendo poco a poco o, mejor dicho, la vamos matando con la ayuda de una minoría nativa.
Salí de Carcastillo el 20 de noviembre de 2007 y volví el 31 de enero de 2009. Más de 14 meses, 427 días, de los cuales 403 por África. He atravesado 32 países, recorrido con Ibiletxe 60 000 km, muchos de ellos, demasiados, por carreteras o pistas que solo existen en los mapas, y he compartido las miserias y alegrías de sus gentes. Todo un honor. Con este libro, unido al anterior: Efectivamente la tierra es redonda, concluye el proyecto: Los 5 continentes a través de la música. Ahora llega el turno de China y otros viajes.

Biografía:

Jose Eladio Santacara, vecino de Carcastillo, Navarra, cambió su profesión de profesor de tecnología por la de viajero a tiempo completo, requisito imprescindible para dar la vuelta al mundo en una camioneta y en solitario. Dejó la relativa tranquilidad de las clases, por el afán de ver-sentir otras formas de entender la vida, tan respetables al menos como la nuestra. El previsto viaje de
año y medio, a lo sumo dos, al final 
se convirtió en uno de casi tres años, pues como él mismo dice, «no hace falta ninguna excusa ni motivación para prolongar un viaje de estas características todo el tiempo que haga falta, siempre que se pueda».
Ya tenía experiencia en viajar por toda Europa, Norte de África y Oriente Medio, pero la vuelta al mundo era otra cosa. Un viaje que a veces quería parecer interminable, y que en su vuelta a Ítaca el camino, siempre el camino, dejó una huella tan profunda en él que, siguiendo el dicho viajero de que «el siguiente viaje es el mejor» haría que después viniese la vuelta a África, la segunda vuelta al mundo-China, y la tercera, hace menos de dos años terminada, que serán objeto de próximos libros.



Contacta con nosotros


Los campos con asterisco son obligatorios

Llámanos sin compromiso al
91 082 0048