La ballesta de plata

La ballesta de plata

Colección Novela

Comprar libro
Un libro de Benito Chereguini de Tapia

La Ballesta de Plata es, sobre todo, un canto permanente al amor y a la amistad. Al amor como el que siente Pedro, el joven paje del marqués de Hueto, hacia Eugenia, su hija, apenas una adolescente, que casi sin darse cuenta y sin manifestación expresa de corresponder al amor del paje va creando una situación que les hace cómplices. Dado que la sociedad de la época no veía con buenos ojos el enlace entre un plebeyo y una noble, el joven paje ha de luchar, por tierra y por mar, para hacer méritos y conseguir la mano de Eugenia.
Ayudado en sus aspiraciones para ascender en la escala social por su amigo Jeromín, su hermano de sangre, transformado ya en el Príncipe don Juan de Austria, participa a su lado en la Guerra de las Alpujarras y en la Batalla de Lepanto.
En cuanto a la amistad que une, desde su infancia, a Pedro con Jeromín, el hijo natural del emperador Carlos V, es una muestra evidente de que, como le repite muchas veces Eugenia a Pedro, la nobleza no se obtiene por nacer en una lujosa cuna, sino que la nobleza se adquiere, sin necesidad de heredarla, cuando se tienen y ejercitan las virtudes propias un caballero.

Biografía:

Benito Chereguini, oficial de la Armada retirado, y muy retirado, como comenta él, pues está a punto de cumplir noventa años. Es, en la actualidad, el mayor de una saga, los Chereguini, cuyos integrantes han pertenecido a la Armada, al Cuerpo de Ministerio y al Cuerpo General desde el año 1732. El autor ingresó en la Armada en 1950 y entre sus destinos sobresalen sus catorce años (de 1957 a 1981) en unidades submarinas del Estado Mayor de la Flotilla de Submarinos, al mando del submarino S-34 Cosme García. Diplomado del Estado Mayor, ayudante de campo de los presidentes Calvo Sotelo y González, agregado naval de las embajadas de Argentina y Uruguay y, su último destino, jefe del sector naval de Cataluña. Además, ha cruzado diez veces el Atlántico a vela, a bordo de B.E. Juan Sebastián de Elcano, en el que, los horizontes infinitos, los amaneceres y las puestas de sol, le aportaron tal cantidad de romanticismo que ha tenido que expresarlo
en
La Ballesta de Plata.



Contacta con nosotros


    Los campos con asterisco son obligatorios

    Llámanos sin compromiso al
    91 082 0048