Conversamos con el autor de El lenguaje «ESTANTI», una extraordinaria obra de no ficción.

¿Cómo surgió la idea de realizar esta sensacional propuesta literaria y espiritual?

Muchas gracias, por llamarla sensacional; esto nos llena el corazón y nos motiva a seguir escribiendo; pues veras, todo empezó con una reflexión que llegó a mi espíritu cuando me enteré de que iba a tener una hija, simplemente me dije a mí mismo que tal vez había echado en saco roto muchos de los consejos que me dieron mis padres, porque estos consejos vinieron tal vez en momentos determinados, de forma desordenada y en ocasiones donde, yo, lo último que quería hacer, era escucharlos; entonces me dije que a mi hija tal vez le iba a pasar lo mismo y que quería hacer, de la manera más humilde, con una intención pura, un manual de vida en donde ella  —mi hija— pudiera abrirlo en el momento que lo deseara, en la intimidad de su habitación, en la intimidad de su corazón, en el momento que ella lo considerara conveniente, sin que yo, ni absolutamente nadie lo supiera, donde, por razones que explica el libro, estoy seguro que simplemente lo abrirá en una determinada página al azar y leerá tres páginas subsiguientes, y estas van a ser las tres páginas que necesitara en ese momento determinado.

También me motivó el hecho de ver a una de las personas más positivas que haya podido conocer en mi vida perder la fe —aunque ahora creo que él no sabía que la tenia—; estoy hablando de mi padre, ver de repente como alguien que veía la vida siempre de un color más dulce se estaba derrumbando por su propio invento —el realismo, el «tengo que ser realista»— este fue uno de los motivos que me movieron a escribir el libro también.

En el trascurso de tres años, mientras escribíamos el texto, me di cuenta que podría ser un mensaje que también interesaría a mi madre, a mi esposa, a mi hermano, a mis sobrinos (a los cuales les doy las gracias y los amo también), y, por qué no, a cualquier persona que deseara dejar un mundo mejor a las generaciones siguientes.

¿En qué consiste El lenguaje «ESTANTI»?

El lenguaje «ESTANTI» es una obra escrita con el objetivo de que cada lector, después de terminarla de leer, sea aún mejor ser humano de lo que ya era antes; si ya era un excelente ser humano, pues que lo sea aún más; es una obra que comienza con la letra de una canción sin música, ya que el mensaje que se quiere pasar es que cada quien trae una música independiente, única y diferente que vibra al ritmo de los matices de lo más bello y verdadero que hay en lo más profundo de su entrañable ser; y el hecho de que esta música salga es necesario, o más bien vital, para poder dejar un mundo mejor a nuestro paso. Consiste en intentar hacer entender a las personas que hay tanta felicidad, paz, serenidad y abundancia en el interior de sus seres, como sangre en sus venas, aire en el planeta y en sus pulmones, calor en el sol y luz en la luna. Consiste en intentar aproximar con poesía a las personas a saber que se puede llegar a sentir la misma euforia por una bocanada grande de aire, un rayo de sol en la piel y el ruido del mar, que la euforia de ganar el euromillón o a la lotería, exactamente la misma, constante al principio y luego perpetua, ya que es nuestra mayor fortuna.

Consiste en llevar un mensaje desinteresado de paz, en donde la vibración que sentimos con las palabras, cuando las oímos o las decimos, solo contribuya a nuestro bienestar, entendiendo muy bien la sutilidad intrínseca de la palabra bienestar y de otras palabras que evocamos a diario.

El otro objetivo es la concientización de cómo nos convertimos durante la noche en lo que hemos pensado durante el día, y la importancia capital de entender el concepto intrínseco de «paz» en esta relación cuerpo, mente y espíritu; en donde como lo propone con gran aproximación exitosa el escritor Gregg Braden, «pensamiento y sentimiento hacen la paz bajo este templo que es nuestro cuerpo».

¿Por qué se llama así?

En principio el nombre de libro era «ensayo para mi familia», pero con el tiempo de maduración del proceso creativo-literario, nos fuimos dando cuenta de que esto se estaba convirtiendo en un lenguaje, entonces había que darle un nombre propio, y dijimos, ¿por qué no? El Lenguaje «ESTANTI». El lector se dará cuenta en el proceso de lectura del porqué de este nombre propio de «ESTANTI».

¿Qué es el banco personal de sensaciones?

El banco personal de sensaciones fue la manera aproximativa, más diciente y ejemplarizante, que encontramos para comparar nuestro enorme valor y fortunas internas y cómo, nosotros mismos, somos un banco de riquezas inagotable y autorrenovable, con enormes y jugosos activos, y compararlo a lo más próximo que las personas pueden asimilar con opulencia y riqueza, pero esta vez de una manera más espiritual.

¿Es necesario creer en algún tipo de dios para que funcione este método que plantea?

Así como el sol no necesita que se crea en él, para darnos calor y luz; al igual que la luna no necesita que se crea en ella para iluminar las noches calladas de un pueblecito; al igual que el aire no necesita que se crea en él para entrar en los pulmones del creyente o no creyente; bastaría solo unos minutos sin todos los anteriores para que nosotros y todos los seres vivos de este hermoso planeta desapareciesen;  al igual que un pequeñito ser en el vientre de una madre de tan solo unos milímetros de tamaño no necesita que crean en él para que su corazoncito ya lata y se pueda escuchar; al igual que por las venas de un creyente o no creyente fluye la sangre necesaria para que él o ella disfruten de la vida; al igual que las millones de actividades que ejecuta un cuerpo humano, vegetal o animal no necesiten que se crean en ellas para que simplemente se ejecuten y sean lo que son; al igual que lo anteriormente mencionado es simplemente lo que es, esa energía, dios o universo como se quiera denominar también es lo que es, como yo soy simplemente lo que soy; es tan necesario creer como es tan necesario parar de creer y disfrutar el camino, sabiendo que la felicidad es el camino, y ésta —la felicidad— tampoco necesita que se crea en ella para siempre estar allí; ya que si se cree o no se cree, ese es un acuerdo con la realidad y su relación cuerpo-mente-espíritu muy íntimo y muy personal de cada quien.

¿Cómo se puede vencer a los miedos que nos paralizan y nos frenan en nuestras aspiraciones?

Al igual que el lector es lo que es, como yo soy lo que soy, El lenguaje «ESTANTI» es lo que es; «ESTANTI». El escrito intenta, mediante vivencias y resultados individuales, mediante un viaje íntimo y personal, aproximar bajo un entendimiento tanto racional como mágico de la espiritualidad, al lector al verdadero «sentirgficado» (es decir un significado sentido) del amor y sus derivados, y como la verdadera vibración sentida de los mismos es la herramienta más eficaz para abrazar  los miedos que nos paralizan y nos frenan en nuestras aspiraciones, y convertirlos en lo que deben ser, en el tan solo pero simple gesto de dejar fluir lo divino de una matriz desconocida pero muy próxima a nosotros. Pero cada quien debe responsabilizarse y encontrar la manera de sacar la música que lleva adentro, es cada quien ya que nadie ni nada, por más que te ame, puede mostrarte el «cómo» ya que este no existe. Tu «cómo» es diferente al mío, y el ritmo de ese «cómo», una vez más, depende del ritmo al que bailes tu propia música interior, íntima y muy personal.

¿Creer es crear?

Si, definitivamente, creo que es así. Nada de lo que experimentamos a diario, vivencias, edificios, coches, casas, paisajes, olores, ciudades, pueblos, proyectos etc., nada de los matices, brillos, sabores, contrastes, texturas, figuras, espesores, grosores y sensaciones, existirían si no se hubieran creado antes en el pensamiento y experimentado-sentido en la mente; creer es crear. Si se cree en algo con tanta fuerza como para hacer los sacrigalos suficientes y atravesar los obstimulos dignos, para contribuir a esa creación entonces, tal cual se puede sostener en la mente, va a ser posible sostenerlo en las manos, ya que el milagro que tanto se anhela es uno mismo. Hay tanta esencia de dios, o grande de lo grande, o Universo o como lo quieras llamar —ya que algo tan inconmensurable no puede tener etiqueta—  en uno mismo como la hay en el sin fin del (como lo etiquetes); pero es cosa nuestra responsabilizarnos y utilizar esta esencia de la mejor manera, de una manera altruista, digna y divina con entendimiento profundo y humilde de la ley de atracción, ley del espejo, y ley de gravedad.

La verdadera victoria eterna le pertenece a quien más y por más largo tiempo crea en ella; la victoria altruista y permanente le pertenece a quien más y por más largo tiempo la pueda sostener-sentir y vivir en su mente.

 

Biografía

De doble nacionalidad colombiana y francesa, aunque envuelto en el mundo materialista y competitivo de los negocios, del «sálvese quien pueda», con formación más bien científica y financiera y base actual en París (Francia); la espiritualidad siempre ha ocupado una parte muy importante de su vida, pues siempre supo que hay una energía superior a su persona que todo lo gobierna, que está en muchas partes y en ninguna a la vez. La luz de una estrella —tal vez fallecida hace tiempo— le mostró —como mirándole a través de un espejo— que el milagro que tanto esperaba era él mismo, que existía tanta felicidad inherente en él como sangre en su cuerpo o aire en el planeta. Empezó a escuchar en vez de opacar con sus eternas plegarias y esa noche, junto al nacimiento de su primera hija, supo que tenía un mensaje que dar. Este escrito es la primera parte de esa misión.

Contacta con nosotros



Los campos con asterisco son obligatorios

Llámanos sin compromiso al
91 082 0048