El pueblo romano y su presencia en Hispania

Colección Historia
Quiero comprarlo
Un libro de Alejandro Langa Aguilar

“Los romanos comenzaron por dividir sus primeras posesiones peninsulares en dos Hispanias, (como también después pluralizaron Las Galias), regidas por dos pretores diversos, y durante las largas guerras de conquista, que se prolongaron por dos siglos, ahondaron las divisiones de los naturales y cortaron el curso de la civilización indígena, sustituyendo ésta por la de tipo superior heleno-latina”.
“Esta evolución ocupó aquellos dos siglos, que dijimos, llenos de guerras, los siglos II y I antes de Jesucristo. Al comienzo, las guerras nacionales por la independencia, en las que los íberos son vencidos, a pesar de los increíbles éxitos de Numancia y de Viriato; después, la guerra dirigida por un romano, Sertorio, en que Hispania, ya como provincia, pretende con las espadas ibéricas dirigir los destinos de Roma; en seguida la guerra civil entre César y Pompeyo,
hecha en gran parte sobre el suelo de España; por último, las campañas de César y de Augusto para someter a los últimos pueblos independientes del Noroeste, los galaicos, astures y cántabros. Al fin el imperio sustituye a la república; la pax augusta se extiende sobre el mundo y la Hispania, repartida en tres provincias, comienza a vivir tranquilamente dentro del orden romano”.
Menéndez Pidal

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedIn

Biografía:

El autor de “Colouniocu, Clvnia, Coruña del Conde”, obra histórica, solicitada y adquirida por entidades culturales de gran relieve en España, como las universidades madrileñas: la Autónoma y Comillas; y de gran acogida en Castilla, donde comenzó a ser divulgada en Julio de 2009; vuelve a deleitarnos con otra obra histórica y didáctica, de gran calado: “El Pueblo romano y su presencia en Hispania”.
En ella el autor, gran apasionado de las culturas: egipcia, etrusca, griega y romana, pretende hacernos concebir con rigor histórico y con ese verbo claro y fluido que le caracteriza, los grandes valores que el pueblo romano nos legó, en gran parte, heredados de los egipcios, etruscos y griegos; los que constituyen, a día de hoy, la esencia en la vida de los pueblos de Occidente y, por ende, de España.
Ya lo anunció el poeta latino Publio Virgilio Maro en la Eneida, argumenta el autor; obra encomendada por el emperador Augusto Octaviano a Virgilio y fundamentada en la Ilíada y la Odisea de Homero, al recordar a Roma que regiría el destino de los pueblos: “Tu regere Imperio populos, Romane, memento”.



Contacta con nosotros



Los campos con asterisco son obligatorios

Llámanos sin compromiso al
91 082 0048