Mamá, estoy aquí

Colección Autoayuda
Quiero comprarlo
Un libro de Mª Dolors Beltran Boixadera

Nuestro amado Ernest nos dejó el 10 de agosto del año 2012. Sólo un mes más tarde, mientras estaba durmiendo, soñé que los dos nos sentíamos inmensamente felices porque habíamos descubierto algo que, si éramos capaces de hacerlo, mucha gente dejaría de sufrir. Supe que me estaba hablando de aquello que empezábamos a vivir: que la muerte no existe, que no es un final, que todo continúa. Es un libro de esperanza, de descubrimiento constante y de amor infinito. Lo estamos escribiendo entre los dos, mi hijo y yo. Él desde la dimensión dónde ahora Es, y yo desde
aquí. Entre los dos, hay un puente que comenzamos a construir cuando él estaba aquí físicamente y que continuamos construyendo ahora; un puente que tiene por material el amor incondicional y que hacemos crecer con las herramientas de la confianza, la alegría, la gratitud y la magia.


“Era un ángel que andaba su camino.
Paraba unos años en nuestra casa;
Nos partimos el pan, y todo era alegre.
Ahora se ha vuelto a ir”
(TRADUCCIÓN DE UN POEMA DE JOAN TEIXIDOR)


Este ángel es nuestro hijo Ernest. Y estas páginas son el reflejo de la luz que nos dio en los 14 años que vivió con nosotros. Y como esta luz que él es, ha iluminado nuestro camino a partir del momento que se volvió a ir y la vida se nos volteó.
Contra todo pronóstico, éste es un Libro de Vida después de la Vida.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedIn

Biografía:

Mª Dolors Beltran (Tona, Barcelona, 1958).
Mi sueño de niña era vivir sola en una cabaña de madera en medio del bosque, en compañía de los animales, a quienes protegería siempre, amaría y me amarían.
Me encantaba leer. Los libros formaron parte de mi vida desde muy pronto. Me ayudaron a soñar, a conocer nuevas tierras, nueva gente, nuevas maneras de vivir, e hicieron nacer en mí el deseo de viajar, el anhelo de libertad y de vivir experiencias que nunca me ha abandonado.
Viví el fin de las fantasías infantiles como una fractura y me resistí a admitir que todo aquello bonito y maravilloso no existiera de verdad. No lo quise creer, y siempre lo he mantenido vivo dentro de mí. Quizá por esto me incliné hacía los niños, para que nunca dejasen de creérselo. Quizá por esto me hice maestra de los más pequeños.
No podía imaginarme encerrada en ningún trabajo que no me permitiera ver el cielo, comunicarme, disfrutar; quería un trabajo que me permitiera amar y compartir todo el mundo que sentía crecer dentro de mí.

Siempre he sentido que mi vida es un ir y venir de experiencias multicolores, de frías y de calientes, pero siempre muy intensas.
Cuando son calientes, son muy calientes; y cuando son frías, son muy frías.
Con tantas experiencias, aún me quedaba por vivir la que ha sido la más importante de mi vida, la que ha removido mi alma y ha sacudido mi ser de arriba a abajo: ser madre. El amor, aquel amor que siempre 
he sentido en mi vida, se multiplicó con la llegada de mi hijo y se ha convertido en eterno, incondicional, sin marco, sin expectativas, sin condiciones. Mi hijo es el gran viaje de mi vida; la gran libertad de sentir de mi vida; la aventura más grande de mi vida, que no hubiera podido nunca imaginar. Y que estoy viviendo.
He escrito mucho, muchísimo, desde que Ernest regresó a la luz que somos y que siempre seremos, porque la información y el amor que nos da han llenado hojas y más hojas y no tiene final. La vida es inmensa, no se acaba nunca. Éste es nuestro primer libro, y siento que no será el último porque esta experiencia es infinita y late dentro de mí para renacer una y otra vez al exterior.
Gracias a todas y a todos por abriros a compartir nuestra experiencia de vida. Ojalá encienda en vosotros la pasión de abrir las alas y volar más allá de lo que siempre habéis soñado.



Contacta con nosotros



Los campos con asterisco son obligatorios

Llámanos sin compromiso al
91 082 0048