Pólvora consagrada

Colección Novela
Un libro de J.Brecha

Una aparición sacrílega y macarrónica de la Virgen María.
Un sacerdote subyugado por el vicio y la lujuria.
Un pueblo sometido a la tiranía de un narcotraficante brutal.
Una droga de efectos prodigiosos.
Estos, entre otros, son los elementos que vertebran Pólvora Consagrada, la noveletta estrambótica y alucinógena en cuyas páginas se arremolinan pasiones incendiarias, puñaladas traperas, cuentas pendientes, sangre, balas y demencia.
El tarambana del autor ha situado la obra en el género de la noveletta, concepto que él se ha sacado de la manga y se ha quedado tan ancho.
La definición estilística viene propiciada por sus similitudes con la opereta, un espectáculo en el que la característica argumental más típica es, según definición enciclopédica “la de contar con una trama inverosímil y disparatada”.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedIn

Biografía:

J.Brecha fue generado artificialmente en un laboratorio clandestino de experimentación genética oculto bajo las tierras de Zarzalejos del Monte (Missouri). Este subproducto humanoide adquirió forma y vida a partir de elementos como: genes de perro callejero y de rata de biblioteca, un boniato transgénico, dos litros de kalimotxo y algún que otro cacho de los alienígenas que se estamparon contra el suelo de Roswell.
J.Brecha vegetó en su jaula durante largos años. Un día cualquiera se percató de que la puerta de su calabozo había estado abierta todo el tiempo. Entonces supo, no sólo que era un absoluto botarate, sino que en su pecho ardía una pulsión irrefrenable de emerger a la vida, de embriagarse con los aromas transportados por el aire, de conquistar una parcela de felicidad en la inmensidad del planeta. No hizo una mierda de todo eso. Tras constatar su rotunda incapacidad para adaptarse al medio se resignó a instalarse bajo un puente, junto a un río cuyo caudal consiste en un desfile eterno de putrefacción industrial líquida. Allí se dedicó escribir las chorradas que preñaban su mente. Se curró bastantes letras de canciones de rock, algunos relatos y otras cosillas. Luego le dio por crear un blog, al ver que recibía el seguimiento de otros desplazados sociales se vino arriba y se lanzó a encauzar sus majaradas hacia la narrativa novelera. Y en esas sigue el tío. La madre que lo parió.



Contacta con nosotros



Los campos con asterisco son obligatorios

Llámanos sin compromiso al
91 082 0048