Youto be or not youto be

Colección Relatos
Quiero comprarlo
Un libro de Lorenzo Chaparro

Es bien sabido que hoy día todo el mundo, además de tener una opinión, es dueño también de un smartphone con el que graba, venga o no a cuento, todo lo que se mueve y se menea.
Si antiguamente hubiera existido el susodicho aparato, es casi seguro que más de uno habría grabado el terremoto de San Francisco, la ejecución de María Antonieta o el desembarco de Colón. Y lo subiría a cualquier plataforma de internet de inmediato, por supuesto.
Sin necesidad de irnos tan lejos, no hace mucho, cuando aún no existía internet, la gente en la calle hacía corrillo de forma instantánea ante cualquier acontecimiento que se saliera fuera de lo normal.
Hoy día continúan haciéndolo, con la única diferencia de que apuntan su smartphone útlimo modelo hacia el acontecimiento en cuestión, sosteniéndolo con una mano que se eleva por encima de la cabeza.
No hemos cambiado mucho.
En
YouTo be or not YouTo be, el smartphone es parte esencial en todos los relatos. Unos relatos muy divertidos que fnalizan remitiéndonos a una imaginaria (o tal vez no tan  imaginaria) página de YouTobe. Esto último tal vez nos haga reír. O quizás también nos haga pensar en el absurdo en que hemos caído con el dichoso aparato.
Les recomiendo que lo lean. Eso sí, mientras lo hacen, desconecten el smartphone.
Gracias.
La vida es un cuento lleno de furia y ruido que no signifca nada, contado por un idiota… con un Smartphone en la mano.
William Shakespeare-Chaparro

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedIn

Biografía:

Sec. 1. Londres. Ext. Día
Paseando por Londres me encuentro a Charles Dickens.
Me acerco a él lleno de emoción y le pido que se haga un selfe conmigo. No me hace caso y se va. Le sigo, me sitúo a su altura e insisto en mi petición. Se enfada y me arrebata mi smartphone. Discutimos. Charles saca un revólver y amenaza con dispararme si no le dejo en paz.
Me abalanzo sobre él y forcejeamos hasta terminar por los suelos. El arma se dispara.
Sec. 2 Hospital. Urgencias. Int. Día
La bala me ha rozado la mejilla. “Tengo que ponerle una inyección”, me dice una enfermera. “Le va a doler. Intente distraerse. Cuénteme algo agradable”. Le hablo de Charles Dickens y de mi admiración hacia su obra.
Ella se excita y sus manos tiemblan al clavarme la aguja. Opto por callarme.
Sec. 3 Aeropuerto de Londres. Int. Día
Completamente abatido y con un aparatoso vendaje en la mejilla, aguardo en la puerta de embarque con destino a Madrid, mientras pienso: 1. No debí molestar a Charles Dickens. 2. Tengo que comprar otro smartphone. 3. Hice mal en contarle nada a la enfermera. Me ha seguido hasta el aeropuerto y no para de hacerme preguntas sobre Charles. Despierto… Todo ha sido un sueño… Me duele la mejilla…
******
Nacido en Madrid. Siglo XX.
Lo único que puedo decir de mí es que soy un admirador de Charles Dickens y que por su culpa escribo. Y que me habría encantado encontrármelo en Londres y hacerme un selfe con él. Aunque terminará pegándome un tiro. Me da igual.



Contacta con nosotros



Please leave this field empty.

Los campos con asterisco son obligatorios

Llámanos sin compromiso al
91 082 0048