Brasa y Ceniza de un Ángel

Colección Novela

Quiero comprarlo
Un libro de Fausto Del Castillo Esteban

César es un hombre con fortuna dineraria, pero con el infortunio de ser atractivo para las mujeres, sin lograr —por circunstancias— alcanzar la meta de un amor permanente.
Dos personas de una desequilibrada edad, pues la balanza del tiempo transcurrido en ambos los separa siete años —ella 15, él 22—. A la temprana edad de Ángela, sus padres le prohíben tener relación con ningún muchacho; ya le llegará la hora. Cosa natural situándonos en la década de los cincuenta del pasado siglo, donde había que respetar la opinión y las órdenes del páter familia, aunque trabajara la joven y cediera su salario al débil funcionamiento económico del hogar. La fortuna llama a su puerta y acierta un número millonario. La capacidad de trabajo de César acrecienta sus cuentas bancarias. Crea elegantes refectorios y viaja por todo el mundo; sus relaciones amorosas son bellas, sentimentales, emotivas, pero lapsas en su continuidad.
Enamorado perdidamente de esa chiquilla, aún adolescente y prohibitiva, pierden contacto.
Pasados cinco años, tienen un nuevo encuentro; ya en la edad de ambos, apenas se nota la diferencia y en su apasionada juventud dan rienda suelta a sus íntimos sentimientos.
Por circunstancias, la familia cambia de domicilio y no se vuelven a ver.
César se ve impulsado a encontrarla, pero sin saber sus señas es imposible.
Por la ley que el destino impone a los humanos sin fecha ni lugar preciso, siete años después de su último encuentro y de forma fortuita, se vuelven a ver.
El destino es arbitrario y en la ruleta de la vida ofrece al azar ventura o infortunio.

Biografía:

Adolescente todavía, catorce primaveras, a partir de esa edad empecé a trabajar (a principios de los años 50); con esa edad ya te enrolaban en ese inicio de obligaciones. Con solo el bachiller elemental, me aficioné a tener siempre un libro entre las manos.
Ya de joven, me gustaba escribir; redactaba cuentos, poemas, versos, relatos… Lo hacía por hobby y entretenimiento. Me leían y les gustaba, hasta que un día, ya bastante mayor, me dije: «¡Siéntate!, piensa y escribe una novela, un tema, unos personajes, un desarrollo y un final que ignoras cual será; no lo sabes ni te importa, pero tú mismo te sorprendes cuando vas a cerrar la historia, ¡cuánto da de sí la imaginación! Escribí una, y luego otra, y otra más…, totalmente diferentes en tema y desarrollo, apartando el grano de la paja para aligerar la lectura, pero sin pretensiones de alcanzar ni la más pequeña cima ni el más reducido otero, porque ya me coge muy mayor y no persigo para nada que me lean, pero por probar que no quede.
Sin estudios superiores, pero con ganas de leer siempre y con la sola pretensión de manejar el idioma con soltura, gracias a la gran riqueza léxica que solo tiene nuestro idioma.



Contacta con nosotros


Los campos con asterisco son obligatorios

Llámanos sin compromiso al
91 082 0048