El derecho a mi misma

El derecho a mi misma

Colección

Comprar libro
Un libro de Celia Rodríguez Rodríguez

2016. La pérdida de su hermano de forma inesperada, compañero de juegos en la infancia y amigo leal en la adultez, sacude los cimientos de su mundo interior. El derecho a mí misma, surge como proceso de sanación en La Gomera, allí donde la autora se refugia buscando al hermano perdido. Lo busca y a veces lo encuentra, o casi siempre; lo ve en los caminos que recorrían, en los juegos infantiles, en las faenas propias del campo que revive una y otra vez: «De la mano van los infantes y no se pierden».
El poemario aglutina dos partes claramente diferenciadas. La primera, «La vida concatenada», presenta situaciones desde una dimensión introspectiva. Este quehacer le sirve como acto liberador: se queja, se lamenta, protesta, agradece, reflexiona. Es el conflicto del ser humano con la vida desde las profundidades de sí mismo y el desencanto en las relaciones humanas que analiza entre líneas.
Una segunda parte, «Gente de la tierra», en la que se evoca el mundo rural que rescata retrotrayéndose al tiempo primigenio que recuerda de primera mano o a través de historias contadas. Los versos de esta parte recrean las faenas propias del campo y se van incorporando palabras del argot campesino, refranes y también frases textuales que rescata de sus conversaciones con la gente de la tierra, «yo duermo donde escurece»; «vidas antiguas, sangre nueva»; «en la vida hay pérdidas y ganancias»; «Ya las mujeres no cantan en esas bandas…». De igual forma, se nombra a algunos personajes habituales del entorno con el íntimo deseo de honrar y de alguna forma perpetuar a todos los hacedores de historias de campo: Guadalupe, Ruperta, las Sotingas, la vieja Garañona…

Biografía:

CELIA RODRÍGUEZ (La Gomera, Santa Cruz de Tenerife) descubre desde muy temprano el poder mágico de la palabra escrita en verso. Lo que dice, lo que insinúa y lo que deja de decir son posibilidades que ofrece la poesía como ninguna otra forma de expresión. Concibe la formación del verso como un juego que permite desbocarse y soltar libremente el pensamiento una vez escudriñado hasta casi retorcerlo. Pensamiento propulsado a golpe de exprimir el sentimiento y la honda emoción que están presentes en el momento en que escribe.

Transcurre su infancia en La Gomera en un espacio rural rodeado de monte, de pasto y de siembra; allí donde la vista no tiene límite y la inocencia parece no perderse nunca.

Dicha realidad espacial conocida cambia drásticamente cuando en plena preadolescencia se traslada a Caracas por reclamo familiar. La vida cambia. El entorno se transforma. La percepción del tiempo y del espacio se descoloca derivando en un puzle de complicado encaje. La nostalgia se apodera del día a día, la soledad se hace intensa en la experiencia del desarraigo. Y aparece la melancolía que se hace costumbre. Y es en este punto cuando los recuerdos de una infancia feliz aparecen de forma recurrente, percibiéndose fantásticos encuadrados en una historia idealizada desde la distancia.

Dicha experiencia va conformando una personalidad reservada, introspectiva que la lleva a la necesidad de escribir sus pensamientos para expresar sus tristezas, sus quejas y sus lamentos.

En 2008 sale La Gomera: piedad popular a pie de romance.

En 2009 el poemario Una mujer al desnudo.



Contacta con nosotros


    Los campos con asterisco son obligatorios

    Llámanos sin compromiso al
    91 082 0048