El dolor y la pluma

Colección Poesía

Quiero comprarlo
Un libro de Paco Gil

Este libro es solo uno de los pequeños pedazos del alma torturada de un hombre al que la vida, aquella a la que él tanto amaba y disfrutaba, intentó arrebatarle todo de la noche a la mañana. Este pedazo de alma al que aquel gran hombre ha querido darle vida mediante el uso de su pluma y su corazón herido.
Relata los pensamientos, recuerdos, sentimientos e historias que su mente revive, una y otra vez, cada noche de insomnio que suma venciendo al dolor, esperando que llegue un nuevo día.
Este pedacito de aquella persona no solo ha sido un claro de luz tras un mar de sentimientos y pensamientos de oscuridad, sino un intento de sacar de su mismo corazón un pequeño salvavidas para poder demostrar que tocar fondo no significa estar hundido.
Durante el desarrollo de este manuscrito se representa aquel «yin yang» que tenemos todos interno, pero que cobra una importancia superlativa en situaciones extremas, como es el caso de la enfermedad sufrida por el autor de este libro. Situación que lo ha llevado a ver las millones de caras que tiene la vida y a intentar luchar contra ellas buscando el bienestar propio y, sobre todo, el de su entorno.
Superación, pensamientos oscuros, ira, amistad, amor… son solo peque-ñas pinceladas de los muchos temas que bailaban en la mente de aquel hombre, mientras el dolor se apoderaba de él cada vez que llegaba la noche, y han cobrado vida en esta entrega.
Como pequeña reflexión… «La vida es un continuo aprendizaje…, que nada ni nadie te quite las ganas de seguir aprendiendo».

Biografía:

Nacido en Madrid, en mayo de 1969. Trabajó toda su vida en suministros de ferretería industrial, trabajo que le hizo muy feliz, llegando a ser director comercial muy valorado en su gremio.
Hasta que, a los cuarenta años, la desgracia se cebó con él, y tras sufrir varias enfermedades, incapacitantes y degenerativas, sin cura ni tratamiento, dejó de trabajar a los cincuenta años.
Su cuerpo fue degenerando poco a poco, pero, después de tocar fondo, todavía le quedaron fuerzas para aliviar su dolor escribiendo. Cogió su pluma una noche y empezó a escribir sus relatos en forma de poesía, «dolor, rabia, amor, misterio, risa», plasmando todo lo que le salía des-de lo más profundo mientras libraba su batalla contra el dolor.
Pensó que todo estaba perdido, y su existencia no tenía ya razón de ser. Se dio cuenta a tiempo de que, aún sin fuerzas, siempre escribiría una más.



Contacta con nosotros


Los campos con asterisco son obligatorios

Llámanos sin compromiso al
91 082 0048