La nada

Colección Relatos

Quiero comprarlo
Un libro de Fran Barrionuevo

Me desperté a causa de un sonido estruendoso. El ruido del avión se asemejaba al de un trueno prolongado. A mí izquierda vi a Natalia llorando, pero a la derecha no vi a nadie. El avión paró de hacer ese inquietante ruido y, de repente, noté unos brazos rodeándome el cuerpo y unas lágrimas empapándome la camisa.

Tras evitar que Natalia hiperventilase, le dije que te­níamos que ayudar a los otros, pero eso nos resultaría imposible, ya que no había nadie a quien ayudar.

El fragoroso ruido del avión nos impidió darnos cuen­ta de que, aparte del llanto de Natalia, no se oía nada más. Nos levantamos de nuestro asiento y miramos al­rededor.

No había nadie.

Biografía:

Cansado de que los adultos escribieran los libros para los niños de su edad, decidió escribir su propio libro.



Contacta con nosotros


    Los campos con asterisco son obligatorios

    Llámanos sin compromiso al
    91 082 0048