La última lección

La última lección

Colección Novela

Un libro de Alexandru Cristian Gonzalez Ion

A veces no parece que pueda existir y sea tan peligroso descubrir mundos paralelos. Desde un sótano nace una gran guerra y una unión entre dos empresas. Desde ese suceso, se descubren grandes mundos y una gran guerra, guerra que tiene un mal final, pero que a la vez tiene algo positivo. Allí, un grupo se une para hacer todo lo posible para solucionarlo, pero gracias a la esperanza consiguen lograrlo.

Este libro lo dedico, en especial, a mi madre Gabriela, a mi hermana Ainho y a nuestro amigo Andres quienes siempre me han apoyado.También a mi abuela, quien ha estado aquí sin soltarnos la mano y apoyando a mi madre.
A los profesores del colegio LOURDES FUHEM, agradecerles este cariño que me han demostrado cada momento; a la directora de ese cole, que siempre ha tenido palabras de cariño hacia mí, al personal del comedor, que siempre me sentía el niño mimado… A ellos les agradezco tanto porque, gracias a ellos y a mi madre, hoy mi gran sueño se hace por fin realidad.

Biografía:

Nací un 13 de enero en Rumania-Bucarest, y con tan solo cuatro añitos me vine a empezar una vida nueva en Bilbao, al lado de mi madre. Una vida que al principio parecía algo bonita, acabó en un sabor amargo tanto para mí, como para mi madre y mi hermana pequeña. En 2013 nos vimos obligados a cambiar de residencia y empezar de cero en Madrid.
Dicen que los cambios son duros, pero en Madrid he empezado un nuevo inicio de mi vida. Han sido momentos difíciles para mí, sobre todo a la hora de encontrar un colegio que se adaptase bien a mis necesidades, pero allí ha estado el pilar de mi vida, mi madre, que jamás ha tirado la toalla; aún recuerdo aquel día cuando, después de pasar por varios colegios, por fin se me abrió la oportunidad en uno de ellos, donde logré ser un niño sin etiqueta, alguien acogido tanto por los compañeros como por los profesores con un calor y un cariño sinceros que jamás había sentido nunca. En LOURDES FUHEM he encontrado todas esas ganas, toda esa fuerza que mi madre siempre me decía que tengo, todo gracias a los profesores que se han volcado conmigo y que, a pesar de ser muy terco a veces, no se han rendido conmigo.
A pesar de todas las dificultades que tuve a lo largo de mis dieciocho años, continuaba en mi empeño de escribir, aunque muchas personas se burlaban de mí cuando les contaba que me gustaba este arte. Mi madre ha sido mi gran apoyo, quien siempre me transmite esa positividad y fuerza tan suyas, a pesar de que a veces soy un poco negativo, ella ha hecho posible que en mi cabeza siempre suene un «YO PUEDO».



Contacta con nosotros



    Los campos con asterisco son obligatorios

    Llámanos sin compromiso al
    91 082 0048