Mark Dacascos. El olvidado del cine de acción

Colección Biografía

Quiero comprarlo
Un libro de Álvaro Martín García

Son muchos los que recuerdan esas películas de acción protagonizadas por el rostro noventero de la época: Mark Dacascos, quien se había consagrado como estrella imprescindible del subgénero donde reinó su admirado Bruce Lee. Sus exóticas facciones y su gran capacidad marcial hicieron de él el actor perfecto que muchos esperaban como el heredero del legado de Jean Claude Van Damme. Desde su primer papel importante en la película de finales de la era, Cannon, American
Samurai (1992), Mark Dacascos ha sido un elemento fijo en el cine de acción. Hijo del afamado instructor de artes marciales Al Dacascos y de la artista marcial Malia Bernal, Mark se entrenó desde muy joven y a los dieciocho años llenaba su currículum deportivo con más de 200 participaciones en torneos de kung fu, muchos de estos en Europa, donde vivió cuatro años. Todo parecía indicar un futuro encima del tatami. Hasta que un día un productor se le acercó en la calle y lo invitó a mostrar sus habilidades delante de una cámara. A partir de entonces, las demostró en Solo el más fuerte (1993), Double Dragon (1994), Crying Freeman (1995) y Fuerza máxima (1997) entre muchas otras. Siguió entrenando mientras continuaba madurando como actor, consiguiendo papeles importantes en películas de culto como El pacto de los lobos (2001), Nacer para morir (2003) o John Wick: Parabellum (2019). Sus virtudes atléticas encajan perfectamente en el molde del cine de acción sin límites. Pero sus ambiciones van más allá de patadas y llaves imposibles. Quiere que le reconozcan como un auténtico actor: «los directores no se creen que pueda hacer un papel
dramático o cómico, pero espero demostrarlo», dice. Mientras espera cumplir su anhelo, este amante de la música soul, de las playas de Waikiki y del surf se lo toma con la filosofía oriental del monje budista que un día se planteó ser. Quizás, quién sabe, lo veamos dentro de muy poco declamando a Shakespeare.

Biografía:

Álvaro Martín García (Madrid, 1986). Cinéfilo desde temprana edad, cambió el fútbol por el séptimo arte debido a una lesión y fue el cine de acción de principios de los 90 el que captó su atención de forma inmediata. Fiel seguidor de estos indestructibles actioners de la época que tantas visitas al videoclub le procuraron, comenzó a sentir más curiosidad por otros géneros y empezó a interesarse por Martin Scorsese, Spike Lee, Quentin Tarantino, Michael Mann, Stanley Kubrick, Guy Ritchie, John Carpenter o John Landis entre muchos otros, hasta tal punto que su meta fue convertirse en un gran cineasta como ellos. No perdió el tiempo y agarró una vieja cámara de su padre en
2004 y desde entonces no ha parado de realizar infinidad de cortometrajes, llegando incluso a ser contratado para la realización de estos. Gran coleccionista de películas y literatura cinematográfica, se decide a escribir Mark Dacascos. El olvidado del cine de acción. Libro que habla sobre su venerado artista marcial y actor, de quien se quedó prendado al verle en el filme Double Dragon (1994); y de esos otros actores que pronto cayeron en el olvido. Con la creación de este libro, ha encontrado una vía de agradecimiento al género que le abrió las puertas a una afición que es y será parte de su vida.



Contacta con nosotros


    Los campos con asterisco son obligatorios

    Llámanos sin compromiso al
    91 082 0048