Poemas de un visionario

Colección Poesía

Quiero comprarlo
Un libro de Alejandro F. Alameda

«La poesía, sin el elemento esencial de la belleza, no es poesía». Alejandro F. Alameda se define a través de “Poemas de un visionario” como un gran poeta de interés, sosteniendo la opinión de que la poesía contemporánea se ha desvirtuado, por perder el elemento esencial que la une a la riqueza del esteticismo. Cuántos poetas han abusado de la retórica, del lenguaje estilístico, que la mera plasmación de la sensibilidad o el sentimiento han despojado el adorno, quizá porque no se
ha sabido enmendar con estupor e imaginación lo que ha acabado como una inauguración en la que las guerras y los sistemas políticos han creado diásporas en el terreno del arte.
Desde sus primeros inicios en la poesía con lecturas como Lord Byron o William Blake, o etapas de mayor profundidad en las que bebió de Walt Whitman (muy admirado por Alejandro) o Charles Baudelaire, también ha sabido hacer un hueco en su biblioteca a autores como Safo o Emily Dickinson (por las que siente una gran inclinación). No obstante, Alejandro ha podido preocuparse de la poesía de multitud de eminencias del siglo XX. Autores de enjundia intelectual como Luis
García Montero, Julio Ángel Olivares Merino o Antonio José Alcalá han valorado positivamente su poesía.

Biografía:

Alejandro Fernández Alameda (Jaén, 1978) cursó estudios en un colegio privado, colegio Altocastillo, obteniendo exitosamente (a pesar de pasar por una coyuntura delicada), buenas calificaciones en asignaturas como filosofía, lenguaje o física. En 1999 sus estudios universitarios quedarían inacabados casi de un modo presto, en una etapa tras la cual asumió que los absorbentes problemas de su
pasado, las frecuentes rencillas familiares, la incomprensión de querer llegar a ser músico con improperios en su tono más acre, todo pasaría a dar un gran cambio en su vida. Fue a vivir a Londres, donde tuvo una crisis y tuvo que ser hospitalizado; al cabo de un año de estancia en la capital británica vuelve a Jaén y a finales de 2004 escribe su primera novela “Las dos caras de Londres”. Hacia mediados de 2003 participó reservadamente en una ex posición de pintura al alimón con Fernando Torres Y Teresa Alameda, su madre, en el Colegio Oficial de Arquitectos de Jaén, llamada “El color del calor”. Entre 2005 y 2009 habitó en Granada, donde “Poemas de un visionario” le permitió consolidar activamente su labor de poeta (2005). La rica belleza espiritual de “El «don» del esquizofrénico”, su primera publicación, fue conseguida gracias a sus matices ficticios (aunque dicha narración fuese basada en hechos reales) en contraposición con “Las dos caras de Londres” que se fraguó con objetividad, precisión y fidelidad. “Una
estancia ideal”, su última obra, fue a la inversa: está impregnada de ficción y predomina la complejidad del adorno. En 2009, Alejandro hizo el intento de asentarse en Barcelona y quiso publicar prontamente sus obras. Hoy vive en su ciudad natal, ha aprendido varias lenguas (conoce el inglés, francés, árabe, chino mandarín y ruso) y goza de una estabilidad considerablemente productiva.



Contacta con nosotros


Los campos con asterisco son obligatorios

Llámanos sin compromiso al
91 082 0048