Todas las mujeres que no fui | Editorial Circulo Rojo

Todas las mujeres que no fui

Colección Autoayuda

Quiero comprarlo
Un libro de KaleidoscopYo

Todas las mujeres que no fui es el grito de un universo mudo. Es la palabra hecha puente entre dos mundos que se besan a mordiscos. Es esa grieta que alienta el camino del ser porque a través de ella el no ser tiene cabida. Es la letra que integra y completa lo que la máscara oculta.
Este libro y cada una de sus letras son el abrigo a un mundo frío en el que la intensidad no siempre es manejada y en cada esquina esperan distracciones para no mirarse dentro.
Todas las mujeres que no fui es sanación, pues es a través de la letra que junto fragmentos que me completan. Y así, como lo es para mí, espero que lo sea para ti. Que las letras de este libro puedan hacer resonar las cuerdas de tu alma y donde un día no fuiste puedas ver volar mariposas.

Biografía:

KaleidoscopYo (Delia Pérez Lucas, Madrid, 1980).
«Porque es preciso perderse para volver a encontrarse», KaleidoscopYo nos muestra la armonía creada por la proyección en el espejo de los cristales que dejaron las pérdidas del ayer, los dolorosos instantes de crudo encuentro frente al abismo de la existencia humana, junto con el reflejo de los momentos de extática unión con la existencia, que devuelve con cuentagotas el reencuentro con la esencia.
Con el corazón dividido entre la ciencia y la poesía, KaleidoscopYo piensa en binario y siente en el len-guaje de las almas puras.
Ingeniero por etiqueta, hoy compagina su traba-jo en el departamento de IT de una multinacional con una incesante búsqueda de vuelta al ser que la ha llevado durante los últimos diez años al estudio del ser humano desde la mirada integradora de la Medicina Energética, la Sistémica, Psicología Jun-guiana, Medicina Biológica, Nutrición y Genética, que acabó completando con dos años de máster en Psiconeuroinmunología Clínica.
Quiso buscarse porque se sabía fragmentada. Mil y una veces se perdió en el otro. Quiso encontrar las respuestas que la Medicina no supo dar porque su cuerpo hablaba lo que su alma calló.
Buscadora incansable de sentidos, se encuentra en sus palabras y, en su encuentro, busca el encuentro de otros.
KaleidoscopYo es libre. Y ama. Y está despierta.



Contacta con nosotros


    Los campos con asterisco son obligatorios

    Llámanos sin compromiso al
    91 082 0048