Un catálogo de recursos para una época de crisis económica

Colección Ensayo

Quiero comprarlo
Un libro de Juan Antonio Alejandre García

Este estudio parte de la situación económica que se vivió en España a consecuencia de la Guerra Civil y, más concretamente, de la crisis que entonces surgió, de la carencia de medios para atender a una población empobrecida, víctima de la contienda. Y, sobre todo, se describen en él los recursos ideados en aquel momento para contener aquella catástrofe humanitaria, aunque estos fueran de mera «supervivencia»: pequeñas aportaciones, unas envueltas en un halo de voluntarismo, de humanidad; otras, una clara imposición, de la que era difícil evadirse moralmente. Pero, sumadas unas y otras, contribuyeron a paliar la desprotección en la que muchas familias se encontraron, dada la falta de medios del Estado franquista, carente en sus comienzos de recursos propios suficientes y de apoyos internacionales para atender a tantas necesidades.
Ante un nuevo escenario de crisis económica, aunque provocada por causas muy diferentes a aquellas, al que España parece abocada cuando ve la luz este libro, ¿no valdría la pena conocer cómo se organizaron aquellos recursos? Es cierto que el sustrato económico, productivo, actual no tiene parangón con el de una España devastada por la guerra hace 80 años, pero hoy como ayer aportaciones mínimas pero múltiples son día tras día reclamadas desde muy diversas instituciones (ONGs, Cáritas, bancos de alimentos, comedores sociales, etc.), para contribuir a aliviar situaciones de desamparo y a reforzar otras medidas proceden-tes de instancias más poderosas. El ejemplo del pasado no es, pues, despreciable y sí digno de ser recordado y tenido en cuenta.

Biografía:

Juan Antonio Alejandre es catedrático de Historia del Derecho de la Universidad Complutense de Madrid. Sus estudios sobre épocas y temas muy diferentes se han visto reflejados en una decena de libros, varios manuales y numerosos artículos. Pero al tiempo que se ocupaba de estas materias con un método puramente científico, su afición narrativa la plasmó en dos pequeños volúmenes, hace tiempo reeditados y agotados —Osadías, vilezas y otros trajines (Alianza Editorial, 1995, y Altaya, 1997) y Milagreros, libertinos e insensatos (Universidad de Sevilla, 1997)—, más tarde refundidos en Érase una vez… Historias de la Inquisición (Dykinson, 2008). En estas publicaciones, el autor, a partir de unos hechos rigurosamente históricos y documentados, elaboró un conjunto de relatos en los que, prescindiendo de la vertiente jurídica, procesal, de cada caso —ya desarrollada en otro libro anterior, El veneno de Dios (siglo XXI Editores, 1994)—, trató de destacar solo el lado íntimo, sensible y humano que había en algunos personajes juzgados por la Inquisición. En ese momento nació su idea de cultivar, paralelamente a la investigación histórico-jurídica, el relato, dando rienda suelta a su imaginación, tal vez como contrapunto al rigor científico al que hasta entonces se había sentido atado. Y así fue elaborando pequeñas historias, cuentos, relatos de distinto género y formato, sin ánimo de editarlos, hasta que decidió hacer pública su faceta de escritor en el ámbito de la ficción, de la mano de Círculo Rojo, con su libro Relatos de un tiempo ido (2018), obra a la que da continuidad la que el lector tiene ahora en sus manos.

 



Contacta con nosotros


Los campos con asterisco son obligatorios

Llámanos sin compromiso al
91 082 0048