Visión del Camino Primitivo: De Oviedo a Santiago

Colección

Quiero comprarlo
Un libro de José Manuel Fanjul Díaz

El Camino Primitivo tiene su origen en Oviedo, pues de allí partió el monarca asturiano Alfonso II El Casto al encuentro de la tumba del apóstol Santiago, no antes del año 820. Con el paso de los siglos, el Camino ha ido construyéndose, naciendo pueblos (Tineo, Salas) o evolucionando ciudades (Oviedo y Lugo) al socaire del paso de los peregrinos. Puede decirse que el Camino Primitivo queda configurado, tal y como hoy lo conocemos, en la Baja Edad Media.
Este libro recoge todos y cada uno de los lugares por los que transcurre el Camino. En la fragosa e indómita Asturias, la de los verdes valles y sierras, cuetos y ríos cristalinos, hallamos Oviedo (punto de partida y noble ciudad de cultura), Grado (villa tradicionalmente comercial), Salas (cuna del inquisidor Valdés Salas), Tineo (comarca vaqueira), Pola de Allande (pagos de emigración), Grandas de Salime (lugar de castros), etc. Y en la plácida Galicia, la de bosques miste-riosos y aldeas perdidas, descubrimos A Fonsagrada (universalmente pulpera), Montouto (el teso dolménico), Lugo (ciudad romana), Santa Eulalia de Bóveda (aldea encantada), San Román (vía romana), San Xorxe (comarca literaria del Ulloa), Melide (villa de encuentro con el Camino Francés), Arzúa (gentil quesería). Y, al final, Santiago de Compostela (la ciudad del peregrino y del apóstol).
Durante algunos siglos, el Camino Primitivo enmudeció por avatares de la historia, pero ha vuelto pausadamente a la vida desde el último cuarto del siglo XX.

Biografía:

Reciente el peregrinaje por el Camino francés, al autor apenas le ha faltado tiempo para preparar e iniciar otra de las rutas jacobeas que cruzan nuestra Península, la de El Camino Primitivo o Camino Interior, pues es sabido que son muchos los senderos que conducen a Santiago de Compostela.
No es el Camino Primitivo el más conocido, ni el que atesora el mayor patrimonio cultural y artístico, como lo es el francés, pero sí tiene la cualidad de ser el más antiguo. Antes de que legiones de peregrinos procedentes de Francia y del resto de Europa atravesaran los montes Pirineos e iniciaran el camino desde Roncesvalles, gentes autóctonas o allegadas al reino de Asturias, allá por las segunda y tercera décadas del siglo IX, cruzaron las montañas del occidente astur y gallego para visitar al apóstol Santiago, cuya tumba, se dijo, fue descubierta por un ermitaño.
Pero resultaría falso afirmar que el único mérito es ser el primero y más viejo de todos los caminos. La fecundidad y feracidad de los valles o la fragosidad de las sierras, es decir, el bellísimo paisaje, agregan un acervo natural que no tiene parangón. Añádase que las tierras que se pisan, por su ancestral aislamiento, están cargadas de mágicos contenidos, traducidos en un folklore, mitología y lenguas propias. Por último, el valor del patrimonio artístico civil y religioso no es menor.
El autor ha publicado dos libros con la misma temática, Cronistas contemporáneos del Camino de Santiago (2017) y ¿Me equivoqué de Camino? Un Peregrino en el Camino Francés (2018).
Es licenciado en Filología Hispánica y en Derecho. Colaborador en revistas literarias y jurídicas.



Contacta con nosotros


Los campos con asterisco son obligatorios

Llámanos sin compromiso al
91 082 0048