Zoela | Editorial Circulo Rojo

Zoela

Colección Investigación

Quiero comprarlo
Un libro de Francisco Mateos Santiago

Se denominó Curunda al conjunto de aldeas y familias que se asentaban en torno a un caudillo. Fue capital de la república del pueblo Zoelae. La urbe albergaba miles de personas afines al régimen; la mayor población se concentraba en la Margalida y Cuesta Trasbarrios, lugares del actual Rionegro del Puente (Zamora), en España.
Los guerreros zoelas defendieron durante décadas sus fronteras de las incursiones de pequeñas tribus itinerantes, que precedieron la llegada de los castreños, que se establecían en las cimas de los montes, en lugares prósperos para la agricultura y la ganadería dentro del territorio zoelae, levantando muros de piedra para proteger a sus gobernantes. Les sucedieron las legiones romanas asentadas en campamentos en las fértiles planicies de los valles de Castrucarbón y Vidríales.
Guerreros zoelas, legiones romanas y castreños, durante décadas se enfrentan en continuas y crueles batallas por el territorio. Ejércitos tan distintos se unen para el combate contra un tercero y más tarde lucharán entre sí por el reparto de los bienes conseguidos.
Los asedios de guerreros zoelas y legiones romanas a los castros amurallados pasaron a ser mudos vestigios del pasado. Tras la caída del Imperio romano siguió un periodo de varios siglos durante el que los zoelas renovaron pactos de respeto y no agresión entre las familias de los descendientes de las villas romanas y castros amurallados. Con nombres en latín y al amparo de las leyes del invasor, juntos se dirigen al encuentro con la larga, oscura y tenebrosa edad media.

Biografía:

Francisco Mateos Santiago nació el 29 de mayo de 1960 en Rionegro del Puente (Zamora), en una sencilla casa de adobes asentados sobre la centenaria pared de piedra que separaba la viña del palacio con el camino del bosque. Pasó su infancia recorriendo los cercanos montes de robledales, donde descubrió los petroglifos grabados en las peñas y en especial las cazoletas. Estudió en la escuela unitaria de niños del pueblo; a la salida recorría las estancias del palacio Diego de Losada (fundador de las ciudades de Caracas y Caraballeda en el caribe venezolano), perteneciente a su familia, donde pasaba tardes rebuscando entre libros que se amontonaban en los cajones de históricos muebles y donde un día encontró la Constitución de los Caballeros de la Caravellada, firmada por sus fundadores, un grupo de personas laicas del pueblo y las comarcas vecinas, entre los que se encontraba su abuelo Leandro Mateos Santiago. También encontró en sus páginas los nombres Zoelas, Curunda y otros nombres que nunca había escuchado antes pero que nunca iba a olvidar.
Francisco, a los diecisiete años, emprende el viaje que le llevará a ser dueño de su propio destino lejos de su pueblo. En el año 2015, en el mismo palacio en que de pequeño jugaba, presenta en público su obra Curunda cunas de piedra, preludio de Zoela.



Contacta con nosotros


    Los campos con asterisco son obligatorios

    Llámanos sin compromiso al
    91 082 0048