el-poder-de-querer

El poder de querer

Colección Autoayuda

Un libro de Rosa Rubio Oliver

Tienen en sus manos el libro de una vida, con un largo camino de rehabilitación en el que su protagonista tuvo que volver a aprenderlo todo marcada por un ictus, algo que, según datos de la Sociedad Española de Neurología, sufren cada año 110 000-120 000 personas en nuestro país.

Es escalofriante leer una serie de síntomas que a cualquiera pondrían en alerta, pero que en un primer momento a Rosa le dicen que es estrés. Qué impotencia y dolor tuvo que sentir cuando se desencadenó todo. Aquí vais a leer todos los procesos que atravesó.

Desde luego, las experiencias personales son las que más nos llegan, en especial esta que se refiere a algo que, dada su incidencia, muchos vivimos de cerca.

Aceptación y serenidad que cuesta mantener en momentos de crisis, pero que son las únicas capaces de hacernos mantener la calma y que no sobrevengan males aún mayores.

En el caso de Rosa, además de estos dos pilares insustituibles, su valentía y amor por sus hijas, asustadas y desconcertadas, tuvo mucho que ver en su recuperación.

El aprendizaje de Rosa fue poderoso: «Desde aquella noche, me despido a diario de las personas a las que quiero, intento no acabar el día con una palabra no dicha, un perdón no pronunciado o un malentendido o enfado no aclarado, no espero a mañana para decir te quiero y demostrarlo, beso y abrazo por si llega el día en que no pueda hacerlo, asumo que me equivoco a diario y que seguiré haciéndolo, y solo aspiro a que mis equivocaciones no dañen a los que quiero».

Rosa hace que nos pongamos en su lugar, nos conciencia de la importancia de dar el 200% en este regalo llamado vida y de saber que, menos la muerte, todo tiene solución.

Son tantas cosas las que afronta Rosa que sobrecoge, emociona y hace admirar una vida que, aun con tales sobresaltos y angustias, no piensa desperdiciar.

Irene Villa

Biografía:

Rosa Rubio renació en Barcelona el 14 de noviembre de 2012.

Desde entonces, es adicta a la vida y a disfrutar de su familia, sus amigos y de esos pequeños momentos que le siguen sacando una sonrisa, que la hacen vibrar y consiguen que su mundo sea un lugar bonito.

Se licenció en aceptación, resistencia y perseverancia e hizo un máster que la convirtió en una experta en jugar con las cartas de la baraja de la vida que no siempre le fueron favorables.

Después de su experiencia, se ha propuesto el reto de normalizar, dar visibilidad y desestigmatizar su enfermedad e intentar apoyar, acompañar y ofrecer esperanza e ilusión a quien pueda sentirse tan perdida como lo estuvo ella.

Desea vivir al ritmo y con la intensidad que voluntariamente ha decidido, mantener su equilibrio, seguir aprendiendo y sorprendiéndose y poder dedicar a las personas a las que quiere su tiempo y su amor.



Contacta con nosotros



    Los campos con asterisco son obligatorios

    Llámanos sin compromiso al
    91 082 0048